La vacuna COVID-19 para pacientes cardíacos


Damos a conocer una recopilación de recomendaciones útiles de autoridades internacionales y sociedades médicas, elaboradas con base en preguntas receptadas en El Foro de pacientes de la Sociedad Europea de Cardiología sobre la vacunación contra el coronavirus (COVID-19).

¿Se aconseja que reciban la vacuna todos los pacientes cardíacos o existen criterios de exclusión específicos?


Es importante que todos los pacientes con afecciones cardiovasculares reciban la vacuna COVID-19. La vacuna no necesariamente evita que las personas contraigan la infección por COVID-19, pero reducirá la probabilidad de una enfermedad grave que puede requerir hospitalización y podría resultar en la muerte.

Las personas con enfermedades cardíacas pueden tener un mayor riesgo de morir por COVID-19 porque la infección ejerce presión sobre el corazón a través de varios mecanismos, incluida la inflamación directa del corazón. Por lo tanto, es fundamental que todos los pacientes con enfermedades cardíacas acepten la vacuna cuando se les ofrezca.

Los pacientes con enfermedades cardíacas y trastornos de la circulación incluyen aquellos con fibrilación auricular, angina, miocardiopatía, enfermedad cardíaca congénita, diabetes, demencia, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, trasplante de corazón, embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones), enfermedad vascular periférica, ictus o accidente isquémico transitorio (ictus leve).


¿Cuál es el impacto de la vacuna en quienes tienen una afección cardíaca subyacente (en un entorno agudo y cuando esa afección está bajo control debido a la medicación)?


Los ensayos de la vacuna COVID 19 incluyeron pacientes con enfermedades cardíacas y no demostraron ningún efecto grave de la vacuna en dichos pacientes. Las quejas más comunes en todos los pacientes fueron dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular o escalofríos. El brazo puede estar rígido y doloroso durante un par de días. La fatiga y los escalofríos son secundarios a los efectos del sistema inmunológico al reconocer las proteínas virales como extrañas. No significa que la vacuna haya provocado la infección por COVID 19. Es posible que, durante la segunda vacuna, cuando es probable que la respuesta inmune a la vacuna sea más exagerada, los pacientes que tienen una enfermedad cardíaca grave y que generalmente están sin aliento en reposo se sientan un poco más mal debido a una fiebre leve y síntomas similares a los de la gripe. Estos efectos serán de corta duración, 24 a 48 horas y responden al paracetamol y al aumento de la ingesta de líquidos.

Una reacción alérgica grave tiene el potencial de enfermar gravemente a los pacientes con enfermedades cardíacas. Sin embargo, este riesgo es extremadamente raro y afecta a una persona de cada 2 millones. Los beneficios de vacunarse superan con creces el riesgo de una reacción alérgica grave y, por lo tanto, el riesgo no debe disuadir a las personas de recibir la vacuna.


¿Existen interacciones conocidas de la vacuna con medicamentos para el corazón?


No se han informado interacciones entre la vacuna y los medicamentos para el corazón. Es fundamental que no se omitan los medicamentos para el corazón antes o después de la vacuna. Algunos pacientes que toman medicamentos anticoagulantes pueden presentar dolor a la palpación, hinchazón y hematomas alrededor del lugar de la inyección.


¿Podrían los medicamentos inmunosupresores entrar en conflicto con la vacuna COVID-19?


Las vacunas actualmente aprobadas para su uso no contienen virus vivos, por lo tanto, no existe riesgo de causar infección en pacientes con un sistema inmunológico débil, incluidos aquellos que están tomando medicamentos inmunosupresores. Las vacunas actuales consisten en material genético que ingresa a las células y promueve la síntesis de una proteína de pico del virus. La proteína de pico sola es inofensiva, pero es suficiente para ser reconocida como extraña y desencadenar una reacción de defensa del sistema inmunológico.

En caso de encontrarse con el virus real en el organismo, la memoria del sistema inmunológico da como resultado una fuerte respuesta a la proteína de pico para destruir el virus. Es posible que los pacientes con una reacción inmunitaria comprometida no respondan con tanta fuerza a la vacuna y deberán seguir tomando precauciones adicionales, incluso después de haber sido vacunado.


¿Qué se debe hacer para reducir el riesgo de hemorragia?


Muchos pacientes con enfermedades cardíacas toman medicamentos anticoagulantes como warfarina (u otros llamados antagonistas de la vitamina K) o anticoagulantes orales directos (DOACS). Algunos pacientes también toman medicamentos antiplaquetarios combinados como aspirina, clopidogrel, ticagrelor o prasugrel. Dichos pacientes tienen un mayor riesgo de sangrado después de un traumatismo, incluida la inserción de una aguja en el músculo del brazo durante la vacunación con COVID-19. Se prevé que el riesgo de hematomas o hinchazón alrededor del lugar de la inyección aumentará ligeramente en estos pacientes. Se debe usar una aguja fina (calibre 23 o 25) para la vacunación, seguida de una presión firme aplicada en el sitio sin frotar durante al menos 2 minutos. Se debe informar al paciente sobre el riesgo de hematoma debido a la inyección. Los pacientes que están tomando warfarina, están al día con las pruebas de INR programadas y con su INR por debajo del nivel superior del rango terapéutico pueden recibir vacunación intramuscular.

A diferencia de la vacuna contra la gripe, la vacuna COVID-19 solo se puede administrar como inyección intramuscular.


¿Tiene una afección cardíaca una mayor vulnerabilidad a las contraindicaciones (especialmente el shock anafiláctico)?


Actualmente no hay evidencia que sugiera que las condiciones cardíacas aumenten la vulnerabilidad a las contraindicaciones de la vacuna. Como ocurre con todos los casos, los pacientes con enfermedades cardíacas deben informar a los profesionales de la salud si alguna vez han tenido una reacción anafiláctica grave a una vacuna inyectable y no deben vacunarse. Las personas que han tenido reacciones graves a otras sustancias (no relacionadas con la vacuna), por ejemplo, medicamentos orales o mariscos, etc., aún pueden recibir la vacuna, pero deberán ser monitoreados en la clínica hasta 30 minutos después. Los pacientes deben evitar la vacuna durante la enfermedad febril (enfermedad con fiebre).


Después de la primera inyección, ¿puedo volver a mi comportamiento normal?


La vacuna, al ser eficaz en el 75-95% de los casos, no evita por completo que las personas contraigan la infección y se enfermen, aunque sí reduce significativamente la gravedad de la enfermedad en caso de infección. Tampoco está claro actualmente si una persona inmunizada puede transmitir el virus a otras personas. Sin embargo, según lo que se sabe sobre la vacuna contra la influenza y la información obtenida de personas que ya han tenido la infección por COVID-19, los investigadores tienen la esperanza de que la vacuna prevenga la transmisión. Por todas estas razones, las personas deben cubrirse la cara en lugares públicos, el distanciamiento social y el lavado meticuloso de las manos incluso después de haber sido vacunadas.


¿Debe ser el mismo tipo de vacuna COVID-19, o puede mezclar varios tipos de vacuna de la primera a la segunda vacuna?


Idealmente, la primera y la segunda dosis deberían ser de la misma vacuna. Puede recibir una vacuna diferente para cada dosis en circunstancias excepcionales, por ejemplo, si la misma vacuna ya no está disponible, o si no hay un registro de qué vacuna se administró para la primera dosis.

Todas las vacunas disponibles se basan en la proteína de pico, por lo que es probable que la segunda dosis ayude a potenciar la respuesta a la primera, incluso si se trata de una vacuna diferente.


¿Qué pasará si no recibe su segunda dosis de vacuna dentro del intervalo recomendado?


Aunque la inmunidad se adquiere después de 12 días de recibir la primera dosis de la vacuna, se requieren dos dosis para estimular la respuesta inmune. Los datos del ensayo de la vacuna Pfizer BioNTech sugieren que se logra una eficacia del 95% si la segunda vacuna se administra después de 21 días. No hay datos que sugieran que la protección después de 21 días se mantenga en aquellos que no reciben una segunda vacuna en este momento, aunque es probable que haya algo de inmunidad hasta la segunda dosis. La información recopilada por los investigadores de la vacuna Astra Zeneca sugiere que espaciar la dosis entre 8 y 12 semanas puede aumentar la eficacia.

La mayoría de países tienen como objetivo vacunar al mayor número posible de personas con la primera dosis lo antes posible y retrasar la segunda dosis hasta 12 semanas, pero no más. Esta práctica puede significar que un número significativo de individuos puede no estar tan bien protegido hasta que hayan recibido la segunda dosis y existe un riesgo teórico de que tal práctica pueda fomentar el desarrollo de cepas resistentes.

52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo