La vacuna COVID-19 para pacientes cardíacos


Damos a conocer una recopilación de recomendaciones útiles de autoridades internacionales y sociedades médicas, elaboradas con base en preguntas receptadas en El Foro de pacientes de la Sociedad Europea de Cardiología sobre la vacunación contra el coronavirus (COVID-19).

¿Se aconseja que reciban la vacuna todos los pacientes cardíacos o existen criterios de exclusión específicos?


Es importante que todos los pacientes con afecciones cardiovasculares reciban la vacuna COVID-19. La vacuna no necesariamente evita que las personas contraigan la infección por COVID-19, pero reducirá la probabilidad de una enfermedad grave que puede requerir hospitalización y podría resultar en la muerte.

Las personas con enfermedades cardíacas pueden tener un mayor riesgo de morir por COVID-19 porque la infección ejerce presión sobre el corazón a través de varios mecanismos, incluida la inflamación directa del corazón. Por lo tanto, es fundamental que todos los pacientes con enfermedades cardíacas acepten la vacuna cuando se les ofrezca.

Los pacientes con enfermedades cardíacas y trastornos de la circulación incluyen aquellos con fibrilación auricular, angina, miocardiopatía, enfermedad cardíaca congénita, diabetes, demencia, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, trasplante de corazón, embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones), enfermedad vascular periférica, ictus o accidente isquémico transitorio (ictus leve).


¿Cuál es el impacto de la vacuna en quienes tienen una afección cardíaca subyacente (en un entorno agudo y cuando esa afección está bajo control debido a la medicación)?


Los ensayos de la vacuna COVID 19 incluyeron pacientes con enfermedades cardíacas y no demostraron ningún efecto grave de la vacuna en dichos pacientes. Las quejas más comunes en to