Contagiosidad ante la COVID-19, 5 días en promedio

Actualizado: 1 nov


Un estudio, publicado en The Lancet Respiratory Medicine, reveló por primera vez cuánto tiempo dura la contagiosidad después de la infección natural por SARS-CoV-2 en la comunidad.¹


Investigadores del Reino Unido han identificado cuánto tiempo una persona con COVID-19 es contagiosa y han sugerido cuándo es seguro abandonar el aislamiento; informan también sobre la sensibilidad de las pruebas de flujo lateral, en el primer estudio del mundo real sobre estos desafíos.¹


La investigacion fue un estudio prospectivo, longitudinal, de cohortes comunitarias en el Reino Unido sobre contactos comunitarios de casos índice de SARS-CoV-2 recién diagnosticados y confirmados por prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).


Los investigadores del Imperial College London dieron seguimiento a personas que estuvieron expuestas en su hogar a alguien con COVID-19 confirmado por prueba de reacción en cadena de la polimerasa, entre septiembre de 2020 y marzo de 2021 y de mayo a octubre de 2021, incluidos algunos que estaban vacunados y otros que no. El equipo de estudio realizó pruebas diarias detalladas desde que las personas estuvieron expuestas al SARS-CoV-2 para ver cuánto virus estaban eliminando durante su infección.


Estudios anteriores que estimaron cuánto tiempo alguien es contagioso fueron un "estudio de desafío humano de laboratorio" o utilizaron modelos matemáticos.¹


Los participantes completaron cuestionarios diarios sobre sus síntomas y se realizaron hisopados nasales y faríngeos diarios que enviaron para pruebas de reacción en cadena de la polimerasa. Luego, las muestras positivas se analizaron para determinar si contenían virus y qué tan infeccioso era. Los investigadores también completaron 652 pruebas de flujo lateral en las muestras (pruebas rápidas de antígenos), para determinar qué tan precisas eran las pruebas de flujo lateral para identificar la contagiosidad real, en comparación con la positividad de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa.


Se usaron muestras de 57 personas (edad media: 41 años; 89% caucásicos), pero no todas se incluyeron en algunos análisis porque algunos participantes no habían compartido información sobre sus síntomas, algunas personas no habían propagado virus cultivables y algunas personas habían propagado el virus antes o después del periodo de muestreo. En consecuencia, la duración de la contagiosidad se midió en 42 personas. No hubo diferencias significativas en las características demográficas entre los grupos vacunados y no vacunados.


Los autores indicaron que antes de este estudio, se pasaba por alto la mitad del panorama sobre la contagiosidad, porque es difícil saber cuándo las personas son las primeras expuestas al SARS-CoV-2 y cuándo se vuelven contagiosos por primera vez. Mediante el uso de pruebas diarias para medir el virus infeccioso, por reacción en cadena de la polimerasa y los registros diarios de síntomas, pudieron "definir la ventana" en la que las personas son contagiosas.


Esto es fundamental para controlar cualquier pandemia y no se ha definido previamente para ninguna infección respiratoria en la comunidad, indicaron los investigadores.


Los autores encontraron que la duración promedio de la contagiosidad en los participantes del estudio fue de 5 días y que la mayoría no son contagiosos antes de que se desarrollen los síntomas, pues solo 1 de cada 5 participantes habían sido contagiosos antes de que comenzaran los síntomas de la COVID-19. Aunque 24 de 38 personas dieron positivo en una prueba de reacción en cadena de la polimerasa antes de desarrollar síntomas de la COVID-19, esto no indica contagiosidad, la mayoría de las personas solo se volvieron contagiosas después de desarrollar síntomas.


Dos tercios de los casos seguían siendo contagiosos 5 días después de que comenzaron los síntomas y una cuarta parte seguía siendo contagiosa a los 7 días.


Combinando los resultados con lo que sabemos sobre la dinámica de las infecciones de ómicron, los autores creen que la duración de la contagiosidad que observaron es ampliamente generalizable a las variantes actuales del SARS-CoV-2, aunque su ventana infecciosa puede ser un poco corta.


Para ayudar a comprender cuándo las personas pueden salir del aislamiento de manera segura, los investigadores compararon los niveles de contagiosidad con los resultados de las pruebas de flujo lateral.


Los dispositivos de flujo lateral tienen baja sensibilidad (67%) para detectar virus cultivables durante la fase de crecimiento de la infección, por lo que no detectan de forma fiable el inicio de la contagiosidad. Sin embargo, su alta sensibilidad (92%) durante la fase de declive respalda el papel del uso de los dispositivos de flujo lateral en el aislamiento, pero no en el diagnóstico precoz, a menos que se usen a diario. Se pueden usar para acortar el autoaislamiento, ya que identifican con mayor precisión cuándo alguien ya no es contagioso y puede salir del aislamiento de manera segura.


Los investigadores recomendaron que las personas con COVID-19 se aíslen durante 5 días después de que comiencen los síntomas y se hagan pruebas de flujo lateral a partir del día 6. Si las pruebas son negativas 2 días seguidos, es seguro dejar el aislamiento. Si una persona continúa dando positivo, debe permanecer aislada mientras da positivo, pero puede terminar el aislamiento 10 días después de que comenzaron los síntomas.


Los autores señalaron que ya no existe un requisito legal para autoaislarse si la prueba del SARS-CoV-2 da positivo, pero la mayoría de las personas todavía se quieren aislar hasta que no sean contagiosos. A pesar de esto, hay una falta de claridad sobre cómo salir del autoaislamiento de manera segura. El presente estudio es el primero en evaluar cuánto tiempo dura la contagiosidad, utilizando evidencia de la vida real de la infección adquirida naturalmente. Por lo tanto, los hallazgos pueden informar la orientación sobre cómo terminar con seguridad el autoaislamiento.


Los autores reconocieron algunas limitaciones del estudio, incluida la forma en que no evaluó las variantes de ómicron que circulan actualmente, y que la mayoría de los participantes en el estudio eran caucásicos, de mediana edad, con un índice de masa corporal dentro de rango normal y sin afecciones médicas, por lo que en otras edades y en aquellos con patologías médicas, los resultados pueden variar, ya que estos individuos pueden ser más lentos para eliminar el virus.


Los autores concluyeron que sus hallazgos proporcionan una justificación para el uso de dispositivos de flujo lateral para acelerar de manera segura el desaislamiento y enfatizaron que la evidencia del mundo real del estudio podría usarse para mejorar las políticas de control de infecciones y optimizar la orientación sobre el autoaislamiento para minimizar la transmisión secundaria.


Referencia


  1. Hakki S, Zhou J, Jonnerby J, Singanayagam A, y cols. Onset and window of SARS-CoV-2 infectiousness and temporal correlation with symptom onset: a prospective, longitudinal, community cohort study. Lancet Respir Med. 18 Ago 2022:S2213-2600(22)00226-0. doi: 10.1016/S2213-2600(22)00226-0. PMID: 35988572. Fuente

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo