CARTA ABIERTA

COS no permite la práctica total e integral de los principios bioéticos universales


Señor Licenciado

Lenin Moreno Garcés

Presidente Constitucional del Ecuador


A tiempo de extenderle cordiales saludos y mis augurios por una exitosa gestión, como ciudadano ecuatoriano, Profesor de la Maestría de Investigación en Bioética-PUCE y Consejero de la Redbioética de América Latina y el Caribe-UNESCO, me permito poner a consideración de su autoridad las objeciones éticas a la propuesta de texto de Código Orgánico de Salud aprobado por la Asamblea Nacional y actualmente bajo evaluación para su promulgación por la Presidencia de la República.


La Bioética es la reflexión sobre lo que sería bueno y malo en la vida (y en el área de la salud), y por qué se acepta -como individuo o sociedad- un conjunto de valores para definir en esas áreas aquello que es bueno o malo; y la discusión, comparación y diálogo con otros conjuntos, para establecer conscientemente y en libertad por qué aceptamos unos valores y rechazamos otros. Así la Ética debe preceder a la ley y los códigos deben estar inmersos en ella. En el caso del Código de la Salud, la Bioética debe ser el eje transversal que lo soporte.


La Constitución de la República establece, en su artículo 32, que el Estado debe garantizar el derecho a la salud cuya prestación de servicios debe regirse, por los principios de bioética, y en especial los de equidad, universalidad, solidaridad, interculturalidad, calidad, eficiencia, eficacia, precaución, con enfoque de género y generacional. En el artículo 358 también obliga a que el sistema nacional de salud se deberá guiar por los principios de bioética y por los de inclusión y equidad social, suficiencia e interculturalidad, con enfoque de género y generacional, y tener por finalidad el desarrollo, protección y recuperación de las capacidades y potencialidades para una vida saludable e integral, tanto individual como colectiva, reconociendo la diversidad social y cultural.


El Ecuador como signatario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos está compelido a respetar, cumplir y defender aquellos referidos directamente a situaciones relacionadas con la salud y la vida del individuo: el derecho a la vida, a la seguridad y a la libertad; el derecho a no ser sometido a tratos crueles o degradantes; a la privacidad; a constituir libremente una familia; al descanso, y el derecho a un nivel de vida que asegure su salud y bienestar; además del derecho a la igualdad en dignidad y derechos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, género, idioma, religión, opinión política, profesión –incluidos los profesionales sanitarios- u oficio o de cualquier otra índole.


También, como firmante de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos UNESCO, aprobada por unanimidad en 2005, Ecuador debe respetar y promover los principios universales reconocidos en ella: el respeto a la dignidad humana y a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el potenciar al máximo los beneficios directos e indirectos reduciendo al máximo los posibles efectos nocivos para las personas; el respeto a la autonomía asumiendo la responsabilidad de las decisiones y respetando la autonomía de los demás. El Estado y la sociedad debe tener también respeto a la vulnerabilidad humana y la integridad personal, a la privacidad y confidencialidad que atañe a las personas, y habrá de respetar la igualdad fundamental de todos los seres humanos en dignidad y derechos, de tal forma de ser tratados con justicia y equidad. Además ningún individuo o grupo debería ser sometido a estigmatización o discriminación alguna, teniendo en cuenta la diversidad cultural y el pluralismo. El Estado debe fomentar la solidaridad entre los seres humanos, la cooperación, la responsabilidad social. Y debería asegurar a toda la población el acceso a una atención médica de calidad y a los medicamentos esenciales especialmente para la salud de las mujeres y los niños, y la supresión de la marginación exclusión de personas por cualquier motivo.


Señor Presidente: el texto del Código Orgánico de Salud sometido a su consideración por la Asamblea Nacional, si bien incorpora algunos elementos positivos para el respeto de las personas y comunidades, presenta errores conceptuales, médicos, gramaticales y de redacción, podría resultar violatorio de la Constitución y de diversos acuerdos internacionales asumidos por Ecuador, Me permito por lo tanto solicitarle el VETO TOTAL del mismo, y la conformación de una Comisión de Expertos en Jurisprudencia, Bioética, Salud Pública y Administración de Salud, a más de los gremios de profesionales sanitarios, y los colectivos que Usted considere pertinentes, para su revisión integral.


Muy atentamente,


Dr. Víctor Manuel Pacheco

e-mail: drvictormpacheco@gmail.com

CC. 1703455558

Téf.No.0987022348

203 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana