Cáncer de pulmón en las mujeres

Actualizado: 1 may


En base a un estudio publicado en BJS Open,¹ los criterios del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) para la detección del cáncer de pulmón deben ampliarse para incluir a más mujeres, especialmente aquellas con antecedentes de cáncer de mama.


Las pautas de detección de 2021 incluyen adultos de entre 50 y 80 años que tienen un historial de tabaquismo de 20 paquetes-año y actualmente fuman o han dejado de fumar en los últimos 15 años, pero las pautas no incluyen a los no fumadores o pacientes con antecedentes de neoplasias malignas previas, como el cáncer de mama.


Los investigadores, pertenecientes al Memorial Sloan Kettering Cancer Center, Nueva York, realizaron un análisis de 2,192 mujeres con cáncer de pulmón que se sometieron a resecciones pulmonares en el Memorial Sloan Kettering entre enero de 2000 y diciembre de 2017. El objetivo del estudio fue determinar el estadio en el momento del diagnóstico, la supervivencia y la elegibilidad para la detección del cáncer de pulmón entre las pacientes con cáncer de pulmón que tenían un diagnóstico previo de cáncer de mama y las que no tenían antecedentes de cáncer de mama.


Solo 331 (15,1%) pacientes fueron diagnosticadas previamente con cáncer de mama, lo que no fue estadísticamente significativo. Según los autores, no hubo diferencias estadísticamente significativas en las alteraciones de la vía genómica u oncogénica entre los dos grupos, lo que sugiere que el cáncer de pulmón en pacientes que previamente tenían cáncer de mama puede no verse afectado a nivel genómico por el cáncer de mama anterior. Sin embargo, un 58.4% de los pacientes (1,281 pacientes) eran fumadores anteriores y solo el 33.3% cumplía con los criterios de USPSTF para la detección del cáncer de pulmón, lo que los autores dijeron que era preocupante.


El hallazgo más importante del estudio fue que un alto porcentaje de mujeres con cáncer de pulmón, independientemente de los antecedentes de cáncer de mama, no cumplían con los criterios actuales de USPSTF para la detección del cáncer de pulmón. Esto es muy importante dada la observación de que casi la mitad de las mujeres incluidas en el estudio no tenían antecedentes de tabaquismo. Como tal, el papel de las imágenes para otras causas, como la vigilancia del cáncer, se vuelve especialmente importante para el diagnóstico temprano del cáncer. Para reducir los diagnósticos de cáncer en etapa tardía, es posible que se necesite una evaluación adicional de las pautas para la detección del cáncer de pulmón para todas las mujeres.


En cambio, para casi la mitad de las mujeres en el grupo de estudio con antecedentes de cáncer de mama, el cáncer de pulmón se detectó en una exploración de imágenes de seguimiento de rutina.


Las pautas de USPSTF para la detección del cáncer de pulmón no incluyen la neoplasia maligna previa como una característica de alto riesgo que requiere evaluación, lo que puede explicar por qué tan pocas mujeres en este estudio fueron examinadas para detectar cáncer de pulmón, a pesar de que el cáncer de pulmón es más común en sobrevivientes de cáncer de mama que en la población general. Aproximadamente el 10% de las mujeres que han tenido cáncer de mama desarrollarán una segunda neoplasia maligna dentro de los 10 años y, en la mayoría de los casos, será cáncer de pulmón. Además, según el Instituto Nacional del Cáncer, los cánceres de mama, pulmón y colorrectal son los tres cánceres más comunes en las mujeres y representan aproximadamente el 50% de todos los nuevos diagnósticos de cáncer en las mujeres en 2020.


Un análisis de 2018 publicado en Frontiers in Oncology,2 encontró que, de más de 6,000 mujeres con cáncer de pulmón primario después de haber tenido cáncer de mama, el 42% tenía enfermedad en etapa distante en el momento del diagnóstico, lo que sugiere una necesidad continua de actualizar las recomendaciones de detección. Dado que el cáncer de pulmón tiene una tasa de supervivencia general a 5 años de menos del 20% (destacando los beneficios del diagnóstico en etapa temprana), una mejor comprensión del cáncer de pulmón en mujeres con antecedentes de cáncer de mama podría tener implicaciones importantes para la detección y la vigilancia.²


Es conocido que el estrógeno desempeña un papel en el desarrollo del cáncer de pulmón al activar el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR). Investigaciones anteriores han demostrado un mayor riesgo de cáncer de pulmón en pacientes con cáncer de mama con receptor de estrógeno negativo, receptor de progesterona negativo, HER2 negativo o triple negativo.


Se ha demostrado que el tratamiento antiestrógeno disminuye la incidencia de cáncer de pulmón y se ha asociado con una mejor supervivencia a largo plazo en pacientes con cáncer de pulmón después de cáncer de mama. Los estudios futuros deben tratar de identificar poblaciones de alto riesgo sobre la base del estado de los receptores hormonales y el uso de la terapia antiestrogénica.


Referencias


  1. Tamar B Nobel, Rebeca A Carr, Raúl Caso, Jennifer Livschitz, Samuel Nussenzweig, Meier Hsu, Kay Ver Tan, Smita Sihag, Prasad S Adusumilli, Mateo J Bott. Cáncer primario de pulmón en mujeres después de un cáncer de mama previo. BJS Open, Volumen 5, Número 6, noviembre de 2021. https://doi.org/10.1093/bjsopen/zrab115.

  2. Rong Wang, Zhiqiang Yin, Lingxiang Liu, Wen Gao, Wei Li, Yongqian Shu, Jiali Xu. Second Primary Lung Cancer After Breast Cancer: A Population-Based Study of 6,269 Women. Front Oncol. 2018; 8: 427. Published online 2018 Oct 9. doi: 10.3389/fonc.2018.00427

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo