50 % de daños al paciente durante la atención médica es prevenible


Investigadores del NIHR Greater Manchester Patient Safety Translational Research Centre, en la University of Manchester, luego de analizar datos de más de 330.000 pacientes en 70 muestras de diferentes sitios del mundo, concluyeron que más de 1 de cada 20 pacientes tendrán algún tipo de daño durante su atención médica, de los cuales la mitad de los casos podrían prevenirse. El análisis sistemático resaltó que las especialidades modernas como cirugía y cuidados intensivos son las que confieren el máximo riesgo.[1]

La investigación, publicada por The BMJ de julio de 2019, demostró que 12% de los pacientes experimentaban incidentes dañinos y 6% tenían incidentes que los investigadores consideraban prevenibles. De estos, 12% era grave y ocasionó discapacidad permanente o muerte. Casi la mitad ocurrió durante incidentes relacionados con el manejo terapéutico y casi una cuarta parte se relacionó con procedimientos quirúrgicos.

La prevalencia más alta de daño prevenible se observó en las unidades de cirugía y de cuidados intensivos, registrándose la más baja en obstetricia, sin diferencia entre distintas regiones del mundo.

El equipo afirma que los resultados "confirman que el daño prevenible al paciente es un problema grave en todos los contextos de atención médica".

Los investigadores informan que las "áreas prioritarias" para atacar el problema son la "atenuación de las principales fuentes de daño prevenible al paciente", como incidentes relacionados con fármacos y una mayor atención a las especialidades médicas modernas.

Según los autores, el daño experimentado por los pacientes durante la atención médica es una causa principal de morbilidad y mortalidad, equivalente a esclerosis múltiple o cáncer cervicouterino en países desarrollados y tuberculosis o malaria en países en vías de desarrollo. A medida que se reconoce más que algún daño, como las reacciones adversas a fármacos, no es prevenible, mejora la atención a los daños prevenibles, que podría incluir errores u omisiones por los profesionales de la salud, fallas en el sistema de salud, o ambos.

Considerando que hasta ahora ninguno de los análisis sistemáticos del daño a los pacientes se ha centrado en el daño prevenible, los investigadores llevaron a cabo una búsqueda en las bases de datos de Medline, Cinahl, Embase, Pubmed, WHOLIS, Google Scholar, SIGLE y PsyINFO. Buscaron estudios prospectivos, retrospectivos y transversales representativos llevados a cabo en cualquier contexto de atención médica en cualquier zona geográfica y que se han publicado desde principios de siglo. Clasificaron los daños prevenibles según su gravedad y en los que estaban relacionados con fármacos, diagnóstico o procedimientos médicos, e infecciones adquiridas durante la atención médica.

De aproximadamente 7.313 referencias iniciales, los investigadores incluyeron 66 estudios en que se notifican 70 muestras independientes, de las cuales 33 correspondían a Estados Unidos, 27 a Europa y 10 a otra parte. Cincuenta muestras eran retrospectivas o de diseño transversal y 45 se originaron en hospitales generales.

Con base en estos estudios se seleccionó una muestra combinada de 337.025 pacientes, que incluyó un total de 47.148 incidentes dañinos, de los cuales 25.977 (55%) se consideraron prevenibles.

La prevalencia combinada de daño prevenible al paciente fue de 6%, por contraposición a una prevalencia de daño global al paciente de 12%. La prevalencia más alta de daño prevenible al paciente se encontró en cuidados intensivos (18%) y cirugía (10%), mientras que la prevalencia más baja se observó en obstetricia (2%). Casi la mitad (49%) de los daños prevenibles al paciente era de carácter leve, mientras que 36% era moderada, y 12% fue grave o condujo a la muerte. Los tipos más comunes de incidentes estuvieron relacionados con tratamiento farmacológico (25% de los casos), seguidos de otros incidentes de manejo terapéutico (24%), problemas quirúrgicos (23%), infecciones durante la atención médica (16%) y diagnóstico (16%).

El análisis univariable indicó que la prevalencia de daño prevenible al paciente era más alta en estudios de especialidades modernas como cirugía y cuidados intensivos, en aquellos con tamaño de muestra más pequeño y en estudios en que participaron niños y adultos mayores.

En el análisis multivariable, solo el contexto de la atención médica persistió como un factor predictor de la prevalencia de daño prevenible al paciente, y aumentó de manera estadísticamente significativa el riesgo en las especialidades hospitalarias modernas (p < 0,001).

No hubo relación entre el daño prevenible al paciente y la región de la Organización Mundial de la Salud en la que se realizó el estudio, el diseño del estudio o la forma en la cual se evaluó el daño prevenible.

Científicos de Harvard Medical School y el Brigham and Women's Hospital, en Boston, Estados Unidos comentaron el estudio indicando que "plantea inquietudes serias en torno a la seguridad de los sistemas de salud", advierten que "no hay un consenso con respecto a lo que constituye daño prevenible, incluso los médicos con experiencia no están completamente de acuerdo sobre el hecho de que un error sea prevenible. [2]

Otros autores indican que muchos daños son "solo parcialmente prevenibles y, por tanto, resulta difícil distinguir los prevenibles de los inevitables". Para comprender mejor el daño prevenible al paciente será necesario captar todos los riesgos potenciales, no solo los efectos adversos, mejorar la capacidad para detectar el daño, e involucrar a los pacientes y al público en identificar causas de daño.

Los científicos de Boston concluyen que el estudio "sirve de recordatorio del grado en el cual el daño médico prevalece en los sistemas de salud y, lo que es importante, atrae la atención a qué tanto puede ser prevenible"

Referencias

1. Panagioti M, Khan K, Keers RN, Abuzour A, y cols. Prevalence, severity, and nature of preventable patient harm across medical care settings: systematic review and meta-analysis. BMJ. 17 Jul 2019;366:l4185. doi: 10.1136/bmj.l4185. PMID: 31315828. Fuente

2. Papanicolas I, Figueroa JF. Preventable harm: getting the measure right. BMJ. 17 Jul 2019;366:l4611. doi: 10.1136/bmj.l4611. PMID: 31315821. Fuente

13 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana