Violencia de género problema de salud pública


Los avances en materia de igualdad, las denuncias de asociaciones y colectivos feministas durante años, o las campañas de concientización realizadas por los distintos gobiernos no han conseguido acabar con la violencia de género.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) presentaron uno de los estudios más completos que se han realizado sobre la prevalencia de la violencia machista en todo el mundo.


Las conclusiones del estudio denominado “Mujeres”, señalan que se trata de un mal "omnipresente a nivel global", que afecta a millones de mujeres en todo el mundo y que requiere acción urgente. "La prevalencia de la violencia contra la mujer sigue siendo inaceptablemente alta, y se deben acelerar las acciones para eliminarla", destaca la Organización Mundial de la Salud, que no duda en calificar el fenómeno de "pandemia".


El informe, de más de 80 páginas, utiliza datos de hasta 161 países de todo el mundo y de cientos de estudios correspondientes a un periodo que va de 2000 a 2018, por lo que no se incluye el periodo relativo a la pandemia de COVID-19. Las cifras son realmente alarmantes y ofrecen una visión global de un drama que en mayor o menor medida se encuentra extendido.


Según la Organización Mundial de la Salud, hasta 852 millones de mujeres de 15 años en adelante han sufrido violencia física y/o sexual en el entorno de la pareja (la forma más frecuente) o fuera de ella.


"La violencia contra la mujer es un problema de salud pública de proporciones pandémicas, pone en riesgo la salud y el bienestar de las mujeres y sus hijos en todo el mundo, a la vez que tiene impacto social y económico negativo sustancial en las personas y en los países", indica el informe.


Según el trabajo, el maltrato suele comenzar a edades relativamente tempranas. De hecho, 25% de las mujeres entre 15 y 24 años que han tenido alguna relación íntima con hombres a esta edad ha sido objeto de algún tipo de conducta violenta por parte de su pareja. La forma más habitual de violencia contra las mujeres es la que ejerce la pareja o "compañero de vida".

El informe de la Organización Mundial de la Salud destaca que 641 millones de mujeres en el mundo la sufren. Sin embargo, no es la única forma; 6% de las mujeres también denuncia agresiones físicas por hombres que no pertenecían a su entorno más íntimo.


Los países en vías de desarrollo también presentan mayor prevalencia de violencia física y/o sexual contra las mujeres. En concreto, el informe de la Organización Mundial de la Salud señala que en regiones como Melanesia, Polinesia y Micronesia se alcanzan tasas de 37%. Le siguen Asia meridional (35%) y África Subsahariana (33%). En el otro lado de la balanza se encuentra el sur de Europa, donde la tasa oscila entre 16% y 18%. En concreto, en España este porcentaje se sitúa en 15%, siendo uno de los más bajos de todo el mundo si se compara con países como Colombia (30%) o Perú (38%).

Pese a que España es uno de los países que reporta menor violencia machista, lo cierto es que los datos que ofrece la Organización Mundial de la Salud, al igual que en el resto del mundo, podrían no mostrar del todo la realidad, debido al miedo que a menudo sienten las víctimas al momento de denunciar un caso de violencia. "Si bien estos datos administrativos son útiles, generalmente subestiman la violencia contra las mujeres", advierte la organización.


La Organización Mundial de la Salud advierte que las cifras son solo la punta del iceberg y que la pandemia de COVID-19 ha podido exponer aún más a las mujeres debido a los confinamientos que se han realizado. "Es hora de que el mundo actúe con urgencia para garantizar que todas las mujeres y niñas vivan una vida libre sin violencia y coacción de cualquier tipo", concluye el informe.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo