Trastornos del sueño y demencia temprana


Investigadores de la Facultad de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, llevaron adelante una investigación para demostrar que un diagnóstico de un trastorno del sueño en muchos casos sea una señal de advertencia para la demencia.


Destacaron que los resultados, que fueron presentados en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC) 2022, deberían ser un recordatorio para los médicos sobre la importancia del diagnóstico temprano y el tratamiento de un trastorno del sueño para reducir el riesgo futuro de demencia del paciente.


Investigaciones anteriores han revelado una amplia gama de factores de riesgo modificables para la demencia, y la creciente evidencia sugiere que los trastornos del sueño se encuentran entre ellos.


Los datos del estudio se derivaron de registros de salud daneses grandes y completos e incluyeron individuos nacidos entre 1928 y 1953 que fueron seguidos durante 40 años después de cumplir 50 años, desde el 1 de enero de 1978 hasta el 31 de diciembre de 2018.


Los investigadores vincularon los datos de la población con información sobre los diagnósticos de trastornos del sueño en el hospital y la demencia de inicio tardío en el hospital en personas mayores de 65 años. Calcularon las tasas de incidencia (TIR) y ajustaron por sexo, edad, año calendario, nivel de educación más alto a los 50 años y morbilidades somáticas y psiquiátricas.


El estudio incluyó a 1,49 millones de personas. De estos, 41,704 fueron diagnosticados con un trastorno del sueño. El porcentaje fue mayor en hombres (69,1%) que en mujeres (30,9%).


Durante el período de seguimiento, 1235 participantes (3%) fueron diagnosticados con demencia. La edad media del primer diagnóstico de demencia fue de 75,6 años.


Los resultados mostraron un aumento significativo del 17% en el riesgo de demencia con cualquier trastorno del sueño (TIR ajustada, 1,17; IC del 95%, 1,11 – 1,24). El riesgo fue principalmente entre los hombres, aunque hubo un riesgo más débil y no significativo entre las mujeres.


Entre 28,327 participantes con apnea del sueño, hubo un aumento del 13% en el riesgo de demencia, pero esto también fue significativo solo para los hombres. La apnea del sueño es mucho más común en los hombres que en las mujeres, posiblemente porque tienen más probabilidades de tener sobrepeso y tener enfermedad pulmonar.


La categoría de "otros trastornos específicos del sueño" incluía insomnio, hipersomnia, trastornos del sueño no orgánicos, trastornos del movimiento relacionados con el sueño y parasomnia. Para los hombres con "otros trastornos específicos del sueño", la TIR fue de 2,0 (IC del 95%, 1,71 – 2,32).

Debido a que la parasomnia es un síntoma temprano conocido de ciertas demencias, incluida la enfermedad de Parkinson y la demencia con cuerpos de Lewy, los investigadores los excluyeron del análisis. Después de la exclusión, la TIR para la demencia para aquellos con "otros trastornos del sueño" fue de 1,4 (IC del 95%, 1,21 – 1,62).


Con respecto a los grupos de edad, los investigadores encontraron que el riesgo era mayor para los mayores de 65 años. La evaluación del riesgo de demencia dentro de los 5 años y después de 5 años de un diagnóstico de trastorno del sueño mostró que el riesgo aumentó en un 35% durante los primeros 5 años (TIR, 1,35; IC del 95%, 1,21 – 1,62).


Los investigadores señalaron que hay dos interpretaciones posibles de los resultados: o los trastornos del sueño son un factor de riesgo para la demencia futura, o son un síntoma muy temprano de la demencia. En algunos casos, recibir un diagnóstico de trastorno del sueño también podría significar recibir un diagnóstico de demencia dentro de los próximos 5 años, mientras que en otros casos, el diagnóstico de trastorno del sueño podría indicar un factor de riesgo a largo plazo, indicaron.


Un posible mecanismo involucra el sistema linfático, que elimina los compuestos tóxicos, incluida la beta amiloide, del cerebro durante el sueño.


Si bien el estudio se basó en datos sólidos y confiables de registros nacionales y tuvo un seguimiento prolongado, tiene algunas limitaciones, como por ejemplo, los datos son solo de pacientes hospitalizados y ambulatorios de contactos hospitalarios, no de atención primaria y no incluyó información detallada sobre cuánto tiempo dormían las personas, la calidad de su sueño o los diferentes tipos de demencia, indicaron los autores.


Los médicos deben estar atentos a los pacientes de edad avanzada que desarrollan trastornos del sueño, ya que puede ser un presagio de demencia.


Referencia


Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC) 2022: Resumen 63813. Presentado el 2 de agosto de 2022.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo