top of page

Trasmision orogenital de VPH principal factor de riesgo para cáncer orofaríngeo


Trasmision orogenital de VPH

Según un artículo publicado el pasado septiembre en BMC Women's Health, en los países de ingresos altos, los carcinomas orofaríngeos espinocelulares son ahora el cáncer relacionado con el virus del papiloma humano más frecuente, habiendo superado al cáncer de cuello uterino


La transmisión orogenital del virus del papiloma humano ha superado ahora al tabaquismo y al consumo excesivo de alcohol como el principal factor de riesgo para los cánceres orofaríngeos.


La infección orofaríngea por virus del papiloma humano ocurre principalmente a través del contacto entre la boca y la región anogenital. La transmisión bidireccional del virus del papiloma humano entre la zona genital y la oral actúa como promotora de carcinoma orofaríngeo espinocelular en mujeres y hombres.


Los autores señalan que la razón por la que el riesgo de infección oral persistente por virus del papiloma humano es mucho mayor en los hombres que en las mujeres sigue sin explicarse, ya que la prevalencia de la infección genital por el virus, es comparable en ambos sexos.


Abordar el tema de la transmisión orogenital del virus del papiloma humano (VPH) con una mujer que presenta una infección cervicovaginal persistente es más problemático de lo que parece. No mencionarlo, sin embargo, sería pasar por alto una oportunidad para prevenir el cáncer orofaríngeo.¹ No hay indicaciones claras de ninguna autoridad científica sobre cómo un médico debe abordar el tema y, por lo tanto, depende del individuo sopesar las implicaciones éticas del asesoramiento.


El período de incubación muy largo entre la infección oral y el desarrollo del cáncer complica las estrategias destinadas al diagnóstico temprano de los carcinomas orofaríngeos espinocelulares relacionados con el virus del papiloma humano. Lo que es más importante, no se ha identificado sistemáticamente ninguna lesión precursora específica en la cavidad oral y la orofaringe, como ocurrió con el cáncer de cuello uterino. Muchos tumores se desarrollan en correspondencia con los cálculos amigdalinos y, por lo tanto, están ocultos a la inspección visual, con un bajo nivel de confiabilidad de la detección citológica del hisopado. Por otro lado, un examen molecular a partir de un lavado orofaríngeo podría revelar una infección activa, pero no necesariamente la presencia de una lesión premaligna.


Hasta que se logren superar las incertidumbres sobre la detección y el diagnóstico temprano, la prevención primaria sigue siendo el único medio para contrarrestar con éxito la creciente incidencia de carcinoma orofaríngeo espinocelular.


La vacuna nonavalente actualmente disponible parece proteger contra la infección con subtipos virales asociados con más del 90% y casi el 80% de los cánceres de orofaringe y laringe relacionados con el virus del papiloma humano, respectivamente. Sin embargo, la tasa de vacunación es insatisfactoria, especialmente en los jóvenes, ya que existe una falsa creencia generalizada de que solo funciona para prevenir el cáncer de cuello uterino.


Hipotéticamente, se podrían recomendar medidas preventivas, sugerir modificaciones en los comportamientos sexuales y considerar la información para futuras parejas. Sin embargo, cualquier modificación del asesoramiento que generalmente se brinda a las mujeres con una prueba de virus del papiloma humano cervicovaginal positiva, debe basarse no solo en evidencia, sino también en la probabilidad real de un efecto beneficioso sobre la incidencia de cánceres orofaríngeos asociados con el virus del papiloma humano, así como sobre los daños potenciales asociados con recomendaciones novedosas. El riesgo es, por un lado, inducir ansiedad injustificada y proporcionar instrucciones ineficaces, y, por otro lado, perder la oportunidad de limitar la propagación de las infecciones orales por virus del papiloma humano.¹


Los autores esperan que, las principales autoridades sanitarias y las sociedades científicas ginecológicas internacionales emitan recomendaciones más detalladas sobre cómo se debe asesorar a las mujeres con una prueba persistente de ADN (ácido desoxirribonucleico) del virus del papiloma humano de alto riesgo sobre el sexo orogenital y el riesgo de cáncer de orofaringe.

Referencia


  1. Monti E, Barbara G, Libutti G, Boero V, y cols. A clinician’s dilemma: what should be communicated to women with oncogenic genital HPV and their partners regarding the risk of oral viral transmission? BMC Womens Health. 17 Sep 2022;22(1):379. doi:10.1186/s12905-022-01965-x. PMID: 36115987. Fuente


107 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page