Tintes y alisadores de cabello aumentan riesgo de cáncer de mama


Investigadores del National Institute of Environmental Health Sciences, National Institutes of Health, Research Triangle Park, de Carolina del Norte, Estados Unidos, demostraron que el uso de tintes permanentes para cabello o sustancias químicas para alisar el cabello se relacionó con mayor riesgo de cáncer de mama, en comparación con "nunca haberlos utilizado", los riesgos fueron particularmente acentuados en mujeres de raza negra.

El estudio, en el que fueron incluidos 50.000 participantes, ¹ ha sido publicado en la versión electrónica de International Journal of Cancer de diciembre de este año.

Los productos para el cabello contienen más de 5.000 sustancias químicas, algunas tienen propiedades mutagénicas y de alteración endocrina, como las aminas aromáticas. En general, nuestros resultados respaldan la hipótesis de que el uso de tinte y alisador de cabello, que es muy común, podría desempeñar un papel en la carcinogénesis mamaria, indicaron los autores.

Estudios anteriores sobre la asociación entre tintes para cabello y cáncer de mama han sido ambivalentes. En algunos estudios se ha comunicado una asociación positiva, en muchos se ha concluido que no hay un aumento del riesgo. En el presente estudio, el Sister Study, es un análisis prospectivo que incluyó a 50.884 mujeres de 35 a 74 años que vivían en Estados Unidos y Puerto Rico entre los años 2003 y 2009, que no tenían antecedente de cáncer de mama, pero tenían al menos una hermana que sí lo padecía.

Los autores definieron como uso actual de tintes y alisadores de cabello, al uso en los 12 meses previos al reclutamiento, que fue evaluado mediante un cuestionario que llenaron 47.650 participantes.

Durante un seguimiento promedio de 8,3 años se presentaron 2.794 casos de cáncer de mama invasivo o carcinoma ductal in situ en la cohorte.

Los autores informaron que 55% de las participantes refirió el uso de tinte permanente al ingresar en el estudio. El uso de tinte permanente se asoció con riesgo relativo de cáncer de mama 45% más alto en mujeres de raza negra (hazard ratio [HR]: 1,45), y riesgo relativo 7% más elevado en mujeres caucásicas (HR: 1,07; p = 0,04 para la heterogeneidad). Cabe destacar que ni el uso de tinte semipermanente ni de tintes temporales aumentó el riesgo de cáncer de mama.

Entre todas las participantes, el uso de tratamientos químicos para alisar o reparar el cabello se relacionó con cáncer de mama (HR: 1,18), vinculándose riesgo más alto con la mayor frecuencia de uso (p = 0,02 para la tendencia).

Expertos del Mount Sinai West Hospital de Nueva York, Estados Unidos, comentaron que el estudio era "interesante", plantea interrogantes respecto a la inocuidad de los tintes permanentes para cabello, sin embargo, esas mujeres intrínsecamente ya tienen más riesgo de cáncer de mama, pues cada participante en el estudio tenía una hermana con cáncer de mama, por lo que los resultados no son concluyentes.

El uso más frecuente de tintes para cabello se asoció a un riesgo relativo todavía más elevado de cáncer de mama entre mujeres de raza negra. Para aquellas que se teñían el cabello por lo menos cada cinco a ocho semanas, el riesgo de cáncer de mama fue 60% más elevado, en comparación con quienes no lo hacían, esta asociación fue igualmente aplicable a los tintes de colores oscuros y claros. En cambio, entre las mujeres caucásicas el riesgo relativo de cáncer de mama aumentó solo 12% con el uso de tinte de color claro; sin embargo, no se observó el mismo riesgo con el uso de tinte de color oscuro.

Aproximadamente tres cuartas partes (74,1%) de las mujeres de raza negra refirieron utilizar alguna forma de alisador de cabello en los 12 meses previos al ingreso en el estudio, en comparación con solo 3% de las mujeres caucásicas no hispanoamericanas. De hecho, mujeres que utilizaban un producto químico para alisar el cabello cada 5 a 8 semanas tuvieron riesgo relativo 31% más alto de cáncer de mama, en comparación con no usuarias.

Si bien las mujeres caucásicas no hispanoamericanas tuvieron mucho menos probabilidades de utilizar algún producto para alisar el cabello, el riesgo más alto de cáncer de mama fue evidente para mujeres de raza negra y caucásicas no hispanoamericanas por igual. Aunque el uso de tinte semipermanente no se relacionó con el riesgo, la aplicación no profesional de tinte para cabello semipermanente "al cabello de otra persona" se asoció a un incremento de 28% en el riesgo relativo de cáncer de mama. Se observó riesgo más alto de cáncer de mama para la aplicación no profesional de alisadores químicos al cabello de otra persona, en cuyo caso el riesgo aumentó 27%, añadieron los investigadores. Este riesgo no varió según grupo étnico, y se observó tanto en mujeres de raza negra como en caucásicas no hispanoamericanas.

Según los autores, llamó la atención que hubiera un riesgo relativo 30% más alto de cáncer de mama premenopáusico asociado al uso de tintes claros; sin embargo, la aplicación no profesional de tinte semipermanente y de alisadores a otras personas, que conllevó un riesgo un poco superior a 30% con ambos usos, fue más evidente para el cáncer de mama "posmenopáusico".

Cabe destacar que tras el ajuste con respecto a alcohol y terapia de remplazo hormonal (junto con la exclusión de mujeres que alguna vez habían trabajado en un salón de peluquería) no se modificaron sustancialmente los resultados. No hubo datos de que el índice de masa corporal afectara los resultados del estudio.

A principios de la década del año 2000 se introdujo en los mercados globales Brazilian Keratin Treatments, que contiene formaldehído o uno de sus derivados que reaccionan con queratina cuando se calientan. El formaldehído es un carcinógeno conocido y los hallazgos del presente análisis del Sister Study son la primera estimación informada sobre la relación potencial entre el uso de alisador y el riesgo de cáncer de mama después de que se introdujo en los mercados estadounidenses este producto que contiene formaldehído.

Los autores indican que no se pudo evaluar las formulaciones de los tintes o alisadores de cabello estudiados, ni están documentadas de manera fiable en las etiquetas, lo cual fue una limitante del estudio.

Estos hallazgos proporcionan datos que respaldan la relación del uso de tinte y alisador de cabello con el riesgo de cáncer de mama y resaltan las posibles diferencias de las asociaciones según grupo étnico. Dado que el tinte y los alisadores de cabello son de uso común, estos hallazgos tienen el potencial de una repercusión sustancial en la salud pública, concluyeron.

Si una mujer ya tiene alto riesgo de cáncer de mama (como el caso de las mujeres de este estudio) debería tener precaución al teñir el cabello de manera permanente en el domicilio y buscar una mejor alternativa, como un tratamiento en el salón de peluquería con un colorante semipermanente, pero se necesitaría llevar a cabo estudios más definitivos antes de que los médicos recomienden no utilizar el tinte de cabello permanente, agregaron los autores.


Referencia


1. Eberle CE, Sandler DP, Taylor KW, White AJ. Hair dye and chemical straightener use and breast cancer risk in a large US population of black and white women. Int J Cancer. 3 Dic 2019. doi: 10.1002/ijc.32738. PMID: 31797377. Fuente

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana