Se pueden prevenir casi la mitad de muertes por cáncer


El primer informe mundial sobre prevención de cáncer,¹ concluyó que casi la mitad de las muertes por cáncer en todo el mundo están vinculadas a factores de riesgo prevenibles que son, en gran medida, conductuales. El informe resume que los mayores contribuyentes son el tabaquismo, el alcohol y el índice de masa corporal (IMC) alto, pero es este último el que es bastante preocupante. Los mayores aumentos en las muertes por cáncer durante la última década se relacionan con factores metabólicos como la obesidad, particularmente en países de bajos ingresos.


Fumar sigue siendo el principal factor de riesgo de cáncer en todo el mundo. Los principales tumores malignos involucrados en muertes atribuibles al riesgo a nivel mundial en 2019 para hombres y mujeres fueron el cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, que representan 36,9% de todas las muertes por cáncer.


Los siguientes tumores malignos más comunes atribuidos al riesgo fueron en los hombres: cáncer colorrectal, cáncer de esófago y cáncer de estómago y en las mujeres: cáncer de cuello uterino, colorrectal y de mama.


Los investigadores indicaron que el presente informe, publicado en versión electrónica en The Lancet,¹ representa el esfuerzo más grande hasta la fecha para determinar la carga global de cáncer atribuible a los factores de riesgo.


Los hallazgos provienen de un análisis del estudio Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors (GBD) de 2019, un proyecto novedoso diseñado para cuantificar la carga del cáncer atribuible a una amplia gama de factores de riesgo modificables en países de todo el mundo, a través de factores como la edad, el sexo y el paso del tiempo.


Se evaluaron los resultados, incluidas las muertes por cáncer y los años de vida ajustados por discapacidad (AVAD), pertenecientes a 82 pares de riesgo-resultado, con 23 tipos de cáncer y 34 factores de riesgo conocidos, en las categorías de factores de riesgo conductuales, ambientales y ocupacionales y metabólicos, basado en criterios del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer.


Los resultados se evaluaron para 2019 y los cambios en los resultados a lo largo del tiempo se evaluaron en función de los cambios de 2010 a 2019.


En general, los factores de riesgo evaluados representaron 44,4% de todas las muertes por cáncer y es posible que los tumores malignos restantes no se puedan evitar mediante el control de los factores de riesgo evaluados en el estudio.


Entre los hombres, los factores de riesgo evaluados estuvieron involucrados en aproximadamente la mitad (50,6%) de todas las muertes por cáncer, mientras que la tasa fue menor, alrededor de un tercio (36,3%), para las mujeres.


En 2019, los principales factores de riesgo, a nivel mundial, para ambos sexos fueron conductuales y los principales contribuyentes fueron el tabaquismo, el consumo de alcohol y el índice de masa corporal alto, aunque se observaron diferencias por género.


Los años de vida ajustados por discapacidad de cáncer atribuibles al tabaquismo, por ejemplo, fueron más altos para los hombres que para las mujeres (33,2% frente a 8,9%), al igual que los años de vida ajustados por discapacidad atribuidos al alcohol (7,4% frente a 2,3%).


Los hombres también tenían más probabilidades de sufrir muertes por cáncer y años de vida ajustados por discapacidad atribuibles a riesgos ambientales y laborales, así como a riesgos conductuales, en comparación con las mujeres.


El tabaquismo, el consumo de alcohol y el índice de masa corporal alto fueron los factores que más contribuyeron en las regiones de mayores ingresos, según su índice sociodemográfico. Sin embargo, en las regiones de bajos ingresos, los principales factores de riesgo de muertes por cáncer atribuidas al riesgo fueron el tabaquismo, las relaciones sexuales sin protección y el consumo de alcohol.


En general, las tasas de muerte por cáncer asociadas con los riesgos evaluados incrementaron 20,4% entre 2010 y 2019. Es de destacar que los aumentos durante ese periodo de tiempo fueron más altos para la carga de cáncer atribuida a los riesgos metabólicos, que se incrementó en 34,7% para las muertes por cáncer.


Los autores señalaron que los aumentos en los riesgos metabólicos, como la obesidad, se debieron en gran medida a los aumentos en los países de ingreso bajo y medio-bajo y podrían ser un efecto secundario no deseado de su progreso. El crecimiento de la carga de cáncer atribuible al riesgo metabólico podría ser el resultado de que estos países experimenten una transición epidemiológica en la que las mejoras en el estado de desarrollo del país están relacionadas con el aumento de los niveles de obesidad.


Mientras tanto, a nivel mundial, ha habido un progreso sustancial en la reducción de la exposición al tabaco que puede vincularse con esfuerzos de prevención nacionales e internacionales coordinados.


Estos hallazgos destacan que una proporción sustancial de la carga del cáncer a nivel mundial tiene potencial para la prevención a través de intervenciones destinadas a reducir la exposición a factores de riesgo de cáncer conocidos.


Los hallazgos pueden ayudar a los formuladores de políticas e investigadores a identificar factores de riesgo clave que podrían ser el objetivo de los esfuerzos para reducir las muertes y la mala salud por cáncer a nivel regional, nacional y mundial, señalaron los investigadores del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Facultad de Medicina de la University of Washington, en Seattle, Estados Unidos.


El mensaje primordial de esta investigación es claro: una proporción sustancial de tumores malignos... se puede prevenir, escribieron en un editorial complementario la Dra. Diana Sarfati y Jason Gurney, Ph. D., de la University of Otago, en Dunedin, Nueva Zelanda.²


La acción para prevenir el cáncer requiere un esfuerzo concertado dentro y fuera del sector de la salud. Esta acción incluye políticas específicas enfocadas en reducir la exposición a factores de riesgo que causan cáncer, como el consumo de tabaco y alcohol, y el acceso a vacunas que previenen infecciones que causan cáncer, incluidas la hepatitis B y el virus del papiloma humano.


La prevención primaria del cáncer a través de la erradicación o mitigación de los factores de riesgo modificables es nuestra mejor esperanza de reducir la carga futura del cáncer, concluyeron los investigadores.


Referencias


  1. GBD 2019 Cancer Risk Factors Collaborators. The global burden of cancer attributable to risk factors, 2010-19: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2019. Lancet. 20 Ago 2022;400(10352):563-591. doi: 10.1016/S0140-6736(22)01438-6. PMID: 35988567. Fuente

  2. Sarfati D, Gurney J. Preventing cancer: the only way forward. Lancet. 20 Ago 2022;400(10352):540-541. doi: 10.1016/S0140-6736(22)01430-1. PMID: 35988552. Fuente


49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo