Síndrome Metabólico

Actualizado: oct 1


“El presente texto sobre síndrome metabólico nos parece necesario y cumple una necesidad hacia un abordaje integral y multidisciplinario de un conjunto de enfermedades que lo integran, altamente prevalentes y que conllevan una importante morbimortalidad” … indica el Dr. Juan J. Suárez M. Editor de esta importante obra científica, en su presentación.


Según el Dr. Suárez se ha logrado la participación de médicos especialistas en cada tópico, que relatan en forma actualizada, concreta y definida el estado del arte sobre cada enfermedad, pero también su experiencia personal. Espera que este esfuerzo y los contenidos sean útiles en la práctica médica diaria, sean fuente de explicación a los pacientes y una guía que sirva para la toma de decisiones de los entes rectores en salud.


Entre los médicos que han participado en la elaboración de la obra constan:


Juan J. Suárez M especialista en Medicina Interna-Hepatología

María J. Suárez D. Gastroenterología-Endoscopía-Hepatología.

Miguel A. Bayas P. Cardiología

Rodrigo León B. Diabeto logia-Nutrición.

Antonio Naranjo P. Medicina Interna

Luis F. Suárez, Ginecología-Obstetricia


El Dr. Patricio López-Jaramillo, en el prólogo de la presente edición resalta que si bien los factores de riesgo clásicos y emergentes que participan en el Síndrome Metabólico y que contribuyen al desarrollo de las enfermedades cardiovasculares son bien conocidos y han sido brillantemente revisados en el presente texto, al igual que el qué hacer para prevenirlo y tratarlo, a través de intervenciones sencillas, efectivas y seguras, sin embargo, las tasas de morbi-mortalidad por enfermedad cardiovascular en el Ecuador siguen en aumento, lo que sugiere que todavía no se ha encontrado la manera de abordar efectivamente los factores de riesgo y que los programas en curso no han sido suficientemente eficaces. Estoy seguro, indica el Dr. López-Jaramillo López-Jaramillo, que la publicación de esta obra “Síndrome Metabólico” contribuirá a mejorar esta situación al permitir que el equipo de salud refuerce sus conocimientos e incentive a las acciones necesarias para alcanzar la meta de disminuir para el año 2030 en 30% la mortalidad cardiovascular prematura.