Radiación postquirúrgica en el glioblastoma

Actualizado: 31 jul


Investigadores del departamento de Neurocirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, Minneapolis, indican que en pacientes con glioblastoma recurrente, después de la extirpación del tumor, una baldosa de colágeno absorbible puede administrar una dosis controlada y terapéutica de radiación que se dirige a las células tumorales restantes y ahorra tejido sano.


Los hallazgos se presentaron en la Reunión Anual 2022 de la Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos (AANS) y se publicaron recientemente en Neuro-Oncology Advances


Los resultados mostraron que la inserción de una matriz de colágeno que contenía semillas radiactivas en el cerebro después de la cirugía, no impidió la cicatrización de la herida y mostró un perfil de seguridad favorable.


Los beneficios para los pacientes que se someten a esta intervención GammaTile (GT) incluyen no tener que esperar semanas para recibir tratamiento de radiación, lo que a su vez mejora su calidad de vida. Estos resultados iniciales son muy prometedores y ofrecen esperanza para los pacientes afectados por una enfermedad devastadora.


Si se replica en ensayos más grandes, la terapia GT podría definir un nuevo estándar de atención, y realmente no habría ninguna razón por la que los pacientes no deban recibir esta terapia, indicaron los investigadores.


Esta es la primera serie clínica que describe el uso de GT desde su aprobación por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para el cáncer cerebral recurrente.


La terapia GT es una versión de la braquiterapia en la que las fuentes radiactivas se colocan adyacentes al tejido canceroso. Consiste en semillas radiactivas incrustadas con una baldosa de colágeno.


El neurocirujano inserta estas "baldosas" inmediatamente después de la extirpación del tumor para cubrir toda la cavidad de resección. Las baldosas mantienen la arquitectura de la cavidad para evitar los "puntos calientes" de radiación asociados con el colapso de la cavidad. Los investigadores señalaron que la terapia es de "corto alcance", con la mayor parte de la radiación administrada dentro de los 8 milímetros de las semillas radiactivas.


La radiación dura aproximadamente un mes y las baldosas de colágeno finalmente se absorben dentro del organismo.


GT tiene una serie de ventajas. A diferencia de la braquiterapia tradicional, la baldosa de colágeno proporciona un amortiguador alrededor de las fuentes de radiación, lo que permite la administración de la dosis óptima de radiación al tiempo que preserva el tejido sano. Evita que los pacientes de hasta 6 semanas tengan que esperar después de la cirugía para recibir radioterapia de haz externo. Si comienza la radiación demasiado pronto, en realidad compromete la cicatrización de heridas y, mientras tanto, el tumor está creciendo, añadieron los investigadores.


Con el azulejo gamma, la radiación de las semillas mata el tumor mientras el cuerpo sana.


El estudio incluyó a 22 pacientes (edad media, 57,7 años; 15 hombres, 7 mujeres) con glioblastoma de isocitrato deshidrogenasa de tipo salvaje. Todos se estaban sometiendo a una cirugía para tumores recurrentes.


Uno de los aspectos más desafiantes de los glioblastomas es que los tumores no solo regresan, sino que regresan inmediatamente adyacentes a donde se ha realizado la cirugía.


Seis participantes tenían glioblastoma metiltranferasa 6-metilguanina-ADN (MGMT), mientras que los otros tenían MGMT no metilado.


La media de seguimiento desde el diagnóstico inicial fue de 733 días (2 años).


Los resultados mostraron que un paciente tuvo que ser readmitido en el hospital por hidrocefalia, pero no hubo reingresos dentro de los 30 días atribuibles a GT.


A pesar de que los participantes se sometieron a una segunda y tercera resección a través de la misma incisión quirúrgica, no hubo infecciones de la herida. Una de las preocupaciones de administrar radiación inmediatamente después de la cirugía es que puede comprometer la cicatrización de la herida, y es por eso que se espera 6 semanas.


Ningún paciente en el estudio sufrió efectos adversos de radiación que requirieran intervención médica o quirúrgica.


Como la radiación es de tan corto alcance, la pérdida de cabello y la irritación de la piel no son efectos secundarios de GT.


La radiación está dentro del cerebro y está muy dirigida, por lo que no golpea los folículos pilosos. Lo mejor que se puede observar en estos pacientes es la no toxicidad asociada con la radiación.


Entre los 22 participantes, 18 tenían síntomas neurológicos al inicio del estudio. No hubo nuevos déficits neurológicos que se desarrollaron después de la colocación de GT.


La terapia GT mejoró el "control local", evitando que el tumor vuelva a crecer en el sitio de la cirugía. El control local fue del 86% a los 6 meses y del 81% a los 12 meses.


La mediana de supervivencia libre de progresión fue de aproximadamente 8 meses. La mediana de supervivencia global fue de 20 meses (aproximadamente 600 días) para el grupo MGMT no metilado y de 37,4 meses (aproximadamente 1120 días) para el grupo metilado.

Los resultados se compararon favorablemente con una cohorte independiente de glioblastoma de pacientes similares que no recibieron tratamiento con GT durante el período de estudio.


Esta terapia puede potencialmente redefinir cómo tratar a los pacientes con glioblastoma cuyo cáncer regresó.


Una limitación del estudio fue que no incluyó datos de calidad de vida, lo que hace que sea difícil evaluar el impacto general de la terapia. Sin embargo, los pacientes aprecian mucho no tener que ausentarse repetidamente del trabajo para visitas a la clínica u hospital para recibir tratamientos de radiación.


Se necesita más investigación para confirmar la eficacia, las indicaciones apropiadas y el momento de la intervención, como por ejemplo un estudio multicéntrico aleatorio en pacientes sometidos a una resección total casi bruta del glioblastoma recurrente, concluyeron los autores.

Referencia


1. Dominic J Gessler, Elizabeth C Neil, Rena Shah, José Levine, James Shanks, Christopher Wilke, Margaret Reynolds, Shunqing Zhang, Can Özütemiz, Mehmet Gencturk, et all. Braquiterapia GammaTile® en el tratamiento de glioblastomas recurrentes. Avances en neurooncología, Volumen 4, Número 1, enero-diciembre de 2022, vdab185, https://doi.org/10.1093/noajnl/vdab185


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo