Primera guía completa sobre el dolor torácico

Actualizado: 1 ene


Una guía de práctica clínica conjunta publicada por la American Heart Association (AHA) y el American College of Cardiology (ACC), aconseja que los médicos deben utilizar evaluaciones de riesgo estandarizadas, vías clínicas y herramientas para evaluar y comunicarse con los pacientes que presentan dolor en el pecho (angina). Si bien la evaluación del dolor torácico se ha tratado en pautas anteriores, esta es la primera pauta completa de la AHA y la ACC que se centra exclusivamente en la evaluación y el diagnóstico del dolor torácico.


Tomando en cuenta que las técnicas en imagenología han evolucionado, se necesita un enfoque actualizado sobre qué pacientes necesitan más pruebas y cuáles no, además de qué pruebas son efectivas, indicaron los expertos que redactaron el documento. Nuestra esperanza es que hayamos proporcionado un enfoque basado en la evidencia para evaluar a los pacientes que nos ayudará a todos los que manejamos, diagnosticamos y tratamos a los pacientes que experimentan dolor en el pecho, añadieron.


La guía se publicó simultáneamente en línea el 28 de octubre en Circulation y Journal of the American College of Cardiology.


Cada año, el dolor de pecho envía a más de 6.5 millones de adultos al departamento de emergencias y más de 4 millones a clínicas ambulatorias en los Estados Unidos, sin embargo, entre todos los pacientes que acuden al servicio de urgencias, solo el 5% tendrá síndrome coronario agudo (SCA), más de la mitad finalmente tendrá una razón no cardíaca para su dolor de pecho, incluidas causas respiratorias, musculoesqueléticas, gastrointestinales, psicológicas u otras.


La guía indica que evaluar la gravedad y la causa del dolor en el pecho es esencial y aconseja el uso de evaluaciones de riesgo estándar para determinar si un paciente tiene un riesgo bajo, intermedio o alto de tener un evento cardíaco.


La guía señala que las mujeres son únicas cuando presentan síntomas de SCA. Si bien el dolor de pecho es el síntoma dominante y más común tanto para hombres como para mujeres, las mujeres pueden tener más probabilidades de tener también síntomas como náuseas y dificultad para respirar.


La guía también alienta el uso del término "no cardíaco" si no se sospecha una enfermedad cardíaca en un paciente con angina y dice que el término "atípico" es un descriptor "engañoso" de dolor en el pecho y no debe usarse.


La guía hace hincapié en la evaluación de pacientes con dolor torácico que acuden al servicio de urgencias. Los objetivos iniciales de los médicos de urgencias deberían ser identificar si existen causas que pongan en peligro la vida y determinar si es necesario un ingreso hospitalario o una prueba. La detección exhaustiva en el servicio de urgencias puede ayudar a determinar quién tiene un riesgo alto frente a un riesgo intermedio o bajo de sufrir un evento cardíaco. Una persona considerada de bajo riesgo puede ser remitida para una evaluación adicional en un entorno ambulatorio en lugar de ser admitida en el hospital.

Las troponinas cardíacas de alta sensibilidad son el "estándar preferido" para establecer un diagnóstico de biomarcadores de infarto agudo de miocardio, lo que permite una detección y exclusión más precisa de la lesión miocárdica. Si bien no existe una 'mejor prueba' para cada paciente, la guía enfatiza las pruebas que pueden ser más apropiadas, dependiendo de la situación individual, y cuáles no brindan información adicional; por lo tanto, estas pruebas no deben realizarse solo por el simple hecho de hacerlas. Las pruebas adecuadas también dependen de la tecnología y los dispositivos de detección disponibles en el hospital o centro de atención médica donde el paciente recibe atención. Todas las modalidades de diagnóstico por imágenes destacadas en la guía tienen un papel importante en la evaluación del dolor torácico para ayudar a determinar la causa subyacente, con el objetivo de prevenir un evento cardíaco grave, añadieron los expertos.


Otras cinco organizaciones asociadas participaron y aprobaron la guía: la Sociedad Estadounidense de Ecocardiografía (ASE), el Colegio Estadounidense de Médicos del Pecho (CHEST), la Sociedad de Medicina Académica de Emergencias (SAEM), la Sociedad de Tomografía Computada Cardiovascular (SCCT), y la Sociedad de Resonancia Magnética Cardiovascular (SCMR).


El grupo de redacción incluyó a representantes de cada una de las organizaciones asociadas y expertos en el campo (intensivistas cardíacos, intervencionistas cardíacos, cirujanos cardíacos, cardiólogos, médicos de emergencia y epidemiólogos), así como un representante lego / de pacientes.


Referencias


  • Circulación. Publicado en línea el 28 de octubre de 2021. Texto completo

  • J Am Coll Cardiol. Publicado en línea el 28 de octubre de 2021. Texto completo

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo