Prevención cardiovascular

Actualizado: 1 nov


En 2010, la American Heart Association definió una nueva orientación de salud cardiovascular para promover un cambio de paradigma de un enfoque basado únicamente en el tratamiento de enfermedades a uno que incluya la promoción y preservación de la salud positiva a lo largo del curso de la vida en poblaciones e individuos. Una amplia evidencia posterior ha proporcionado información sobre las fortalezas y limitaciones del enfoque original para definir y cuantificar la salud cardiovascular.


En respuesta, la American Heart Association convocó a un grupo de redacción para recomendar mejoras y actualizaciones. Se evaluó la definición y cuantificación de cada una de las métricas originales (Life's Simple 7) para determinar la capacidad de respuesta a la variación interindividual y al cambio intraindividual. Se consideraron nuevas métricas y se amplió el espectro de edad para incluir todo el curso de la vida. Los contextos fundamentales de los determinantes sociales de la salud y la salud psicológica se abordaron como factores cruciales para optimizar y preservar la salud cardiovascular.


Como resultado la American Heart Association emitió un nuevo aviso presidencial que presenta un enfoque mejorado para evaluar la salud cardiovascular: Life's Essential 8. Los componentes de Life's Essential 8 incluyen dieta (actualizado), actividad física, exposición a la nicotina (actualizado), salud del sueño (nuevo), índice de masa corporal, lípidos en sangre (actualizada), glucosa en sangre (actualizada) y presión arterial.


El documento se publicó en Circulation.


Cada métrica tiene un nuevo algoritmo de puntuación que va de 0 a 100 puntos, lo que permite generar una nueva puntuación compuesta de salud cardiovascular (el promedio no ponderado de todos los componentes) que también varía de 0 a 100 puntos. Se analizan los métodos para implementar la evaluación de la salud cardiovascular y el seguimiento longitudinal, así como las posibles fuentes de datos y herramientas para promover la adopción generalizada en entornos normativos, de salud pública, clínicos, institucionales y comunitarios.


La puntuación de salud cardiovascular de Life's Essential 8™ reemplaza a Life's Simple 7™.


La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en los EE. UU. y en todo el mundo. Según la Actualización de estadísticas de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas de 2022 de la Asociación:

  • 121,5 millones de personas en los EE. UU. tienen hipertensión arterial.

  • 100 millones tienen obesidad.

  • Más de 28 millones tienen diabetes tipo 2.


Varios estudios de investigación realizados en las últimas dos décadas indican que más del 80 % de todos los eventos cardiovasculares pueden prevenirse con un estilo de vida saludable y el control de los factores de riesgo cardiovasculares conocidos.


Después de 12 años y más de 2.400 artículos científicos sobre el tema, los nuevos descubrimientos en la salud del corazón y el cerebro y en las formas de medir la salud cardiovascular brindaron la oportunidad de revisar cada componente de la salud con más detalle. Cuatro de las métricas originales se han redefinido para que sean coherentes con las directrices clínicas más recientes o para que sean compatibles con las nuevas herramientas de medición. Además, el sistema de puntuación ahora se puede aplicar a cualquier persona mayor de 2 años.


Los componentes de Life's Essential 8™ para una salud cardiovascular óptima se dividen en dos áreas principales: conductas de salud y factores de salud.


  • Los comportamientos de salud incluyen la dieta, la actividad física, la exposición a la nicotina y el sueño.

  • Los factores de salud son el índice de masa corporal, los niveles de colesterol, el azúcar en la sangre y la presión arterial.


La duración del sueño se considera un componente esencial para la salud ideal del corazón y el cerebro.


La nueva métrica de la duración del sueño refleja los últimos hallazgos de investigación: el sueño afecta la salud en general, y las personas que tienen patrones de sueño más saludables manejan factores de salud como el peso, la presión arterial o el riesgo de diabetes tipo 2 de manera más efectiva. Los avances en las formas de medir el sueño, como con dispositivos portátiles, ofrecen a las personas la capacidad de monitorear de manera confiable y rutinaria sus hábitos de sueño en el hogar.


Otras actualizaciones de las medidas de salud cardiovascular óptima, para cualquier persona de 2 años en adelante, incluyen una nueva guía para evaluar la dieta; contabilizar la exposición al humo de segunda mano y al vapeo; usar colesterol no HDL en lugar de colesterol total para medir los lípidos en sangre; y ampliar la medida de la glucemia para incluir la hemoglobina A1c, una medida clave para evaluar el riesgo de diabetes tipo 2.


Life’s Essential 8™ incluye:


Dieta (actualizado): Una nueva guía para evaluar la calidad de la dieta para adultos y niños a nivel individual (para atención médica individual y asesoramiento dietético) y a nivel de población (con fines de investigación y salud pública).


A nivel de población, la evaluación dietética se basa en la ingesta diaria de elementos en el patrón de alimentación de Enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH). El puntaje de la dieta estilo DASH tiene ocho componentes: alto consumo de frutas, verduras, nueces y legumbres, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa y bajo consumo de sodio, carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas.


Para las personas, el patrón de alimentación mediterránea para estadounidenses (MEPA) se utiliza para evaluar y controlar la salud cardiovascular. El MEPA es un patrón de alimentación estilo DASH que se puede medir con 16 preguntas de sí o no sobre la frecuencia semanal de consumo de aceite de oliva, verduras, bayas, carne, pescado, lácteos, cereales, etc. El evaluador MEPA no incluye el consumo de bebidas azucaradas, por lo que se anima a los médicos a preguntar en el momento de la evaluación.


Actividad física (sin cambios): la actividad se mide por la cantidad total de minutos de actividad física moderada o vigorosa por semana, según lo definido por las Pautas de actividad física para estadounidenses de EE. UU., 2da edición. El nivel óptimo es 150 minutos de actividad física moderada o más por semana o 75 minutos por semana de actividad física de intensidad vigorosa para adultos; 420 minutos o más por semana para niños de 6 años o más; y modificaciones específicas de la edad para los niños más pequeños.


Solo 1 de cada 4 adultos informó haber logrado la actividad física y el ejercicio recomendado en las Pautas de actividad física para estadounidenses del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., 2da edición.


Exposición a la nicotina (actualizado): se agrega el uso de sistemas de suministro de nicotina inhalados, que incluyen cigarrillos electrónicos o dispositivos de vapeo, ya que la métrica anterior solo monitoreaba los cigarrillos combustibles tradicionales. Esto refleja el uso por parte de adultos y jóvenes y sus implicaciones en la salud a largo plazo. Life's Essential 8™ también incluye la exposición al humo de segunda mano para niños y adultos.


Duración del sueño (nuevo): La duración del sueño está asociada con la salud cardiovascular. Medido por el promedio de horas de sueño por noche, el nivel ideal es de 7 a 9 horas diarias para adultos. Los rangos ideales de sueño diario para niños son de 10 a 16 horas cada 24 horas para niños de 5 años o menos; 9 a 12 horas para edades de 6 a 12 años; y de 8 a 10 horas para edades de 13 a 18 años.


Índice de masa corporal (sin cambios): el grupo de redacción reconoce que el índice de masa corporal (IMC) es una métrica imperfecta, pero se calcula fácilmente y está ampliamente disponible; por lo tanto, el IMC sigue siendo un indicador razonable para evaluar las categorías de peso que pueden conducir a problemas de salud. El IMC de 18,5 a 24,9 se asocia con los niveles más altos de salud cardiovascular. El grupo de redacción señala que los rangos de IMC y los consiguientes riesgos para la salud asociados con ellos pueden diferir entre personas de diversos orígenes raciales o étnicos o ascendencia. Esto se alinea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para ajustar los rangos de IMC para las personas de ascendencia asiática o isleña del Pacífico porque la evidencia reciente indica que su riesgo de afecciones como ECV o diabetes tipo 2 es mayor con un IMC más bajo.


Lípidos en la sangre (actualizado): la métrica para los lípidos en la sangre (colesterol y triglicéridos) se actualizó para usar el colesterol no HDL como el número preferido para monitorear, en lugar del colesterol total. HDL es el colesterol “bueno”. Otras formas de colesterol, cuando son altas, están relacionadas con el riesgo de ECV. Este cambio se produce porque el colesterol no HDL puede medirse sin ayuno previo (aumentando así su disponibilidad en cualquier momento del día y su aplicación en más citas) y calcularse de forma fiable entre todas las personas.


Glucosa en sangre (actualizado): esta métrica se amplía para incluir la opción de lecturas de hemoglobina A1c o niveles de glucosa en sangre para personas con o sin diabetes tipo 1 o tipo 2 o prediabetes. La hemoglobina A1c puede reflejar mejor el control glucémico a largo plazo.


Presión arterial (sin cambios): los criterios de presión arterial permanecen sin cambios con respecto a las pautas de 2017 de la Asociación que establecieron niveles inferiores a 120/80 mm Hg como óptimos, y la hipertensión definida como presión sistólica de 130-139 mm Hg (el número superior en una lectura) o presión diastólica de 80-89 mm Hg (número inferior).


El grupo de redacción también revisó datos sobre los impactos del estrés, la salud mental y los determinantes sociales de la salud, como el acceso a la atención médica, los ingresos o el nivel de educación, y el racismo estructural, que son fundamentales para comprender los fundamentos de la salud, particularmente entre las personas de diversas poblaciones raciales y étnicas.


La American Heart Association , consideró cuidadosamente los determinantes sociales de la salud en esta actualización y determinó que se necesita más investigación sobre estos componentes para establecer su medición e inclusión en el futuro. Sin embargo, los determinantes sociales y estructurales, así como la salud y el bienestar psicológicos, son factores críticos y fundamentales en la oportunidad de un individuo o una comunidad para preservar y mejorar la salud cardiovascular. Se debe considerar y abordar todos estos problemas para que las personas tengan la oportunidad de una vida plena y saludable según lo medido por Life's Essential 8™".


Life’s Essential 8™ es un gran paso adelante en nuestra capacidad para identificar cuándo se puede preservar la salud cardiovascular y cuándo no es óptima. Debería impulsar los esfuerzos para mejorar la salud cardiovascular de todas las personas y en todas las etapas de la vida, indicaron los autores.


Referencia


  1. Donald M. Lloyd-Jones, Norrina B. Allen, Cheryl A.M. Anderson, Terrie Black, LaPrincess C. Brewer, Randi E. Foraker, et al. Fuente: Circulation. 2022;0:10.1161/CIR.0000000000001078 Lifes Essential 8: Updating and Enhancing the American Heart Associations Construct of Cardiovascular Health: A Presidential Advisory From the American Heart Association



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo