Prepararse para la próxima pandemia

Actualizado: jun 1

Aunque algunos países mostraron respuestas ejemplares a la pandemia del COVID-19, el mundo en general no estaba preparado para la realidad en la que vivimos. Para ser justos, nadie vio esto venir y era fácil ignorar una amenaza hipotética pero aparentemente improbable cuando teníamos muchos otros problemas en nuestras manos.

En Estados Unidos y en la mayoría de países del mundo, la respuesta a la pandemia de coronavirus ha sido deficiente por decirlo menos. Desde una escasez de pruebas y suministros médicos, mensajes oficiales contradictorios, hasta luchas internas burocráticas, dejan como conclusión que se hubiera podido hacerlo mejor.

Aunque es demasiado tarde para salvarnos esta vez, están surgiendo nuevos movimientos de lucha contra una pandemia en todo el mundo.

Un artículo publicado en Singularity Hub describe las líneas de trabajo de un grupo de científicos que se prepara para enfrentar futuras pandemias en mejores condiciones que la actual.

A partir del 24 de marzo de 2020, el esfuerzo combinado, inicialmente llamado Boston Consortium on Pathogen Readiness (GBCPR) se convirtió en el Consorcio de Massachusetts para la Preparación de Patógenos (MassCPR). Sus objetivos son reunir a médicos y científicos para desarrollar e invertir tanto en el proceso de investigación como en la infraestructura de apoyo para abordar la actual pandemia mundial de COVID-19 y prepararse mejor para posibles brotes futuros.

En semanas anteriores se anunció uno de los más completos consorcios sobre la preparación de patógenos, dirigido por la Facultad de Medicina de Harvard, el Consorcio de Massachusetts, utilizará una subvención de investigación de $ 115 millones para ayudar a combatir Covid-19 y preparar al mundo para futuras pandemias, en asociación con China Instituto de Salud Respiratoria de Guangzhou.

El consorcio está centrando sus esfuerzos en seis áreas distintas de estudio:

1. Epidemiología

Los epidemiólogos usan datos para predecir y controlar la propagación de la enfermedad, observando factores como la gravedad, la tasa de transmisión y la evolución de un patógeno a lo largo del tiempo.

El grupo de epidemiología del consorcio se centrará en recopilar datos en bruto en varios niveles, desde países y estados enteros hasta lugares de trabajo y hogares específicos. Los modelos predictivos de la propagación de Covid-19 serán más precisos y confiables a medida que puedan ingresar más datos. ¿Las personas obedecen las órdenes de distanciamiento social? ¿Está funcionando? Una vez que el virus llega a una nueva ciudad, ¿cuántas personas probablemente necesitarán hospitalización en una semana? ¿En dos semanas?

Tener respuestas precisas a estas preguntas antes de que se establezca la urgencia, significa tener una idea de lo que viene en lugar de agitarse impotentes en medio del caos y poder obtener recursos como máscaras, pruebas y ventiladores donde están, se necesita más (aunque es cierto, tener estos recursos a la mano es otra cuestión).

2. Diagnósticos

Uno de los grandes problemas de coronavirus es la falta de pruebas y diagnósticos generalizados. Incluso las personas con síntomas similares a Covid-19 que se presentan en los hospitales han sido rechazadas sin una prueba si no son ancianos o no han entrado en contacto con una persona infectada. Si estuviéramos probando a más personas, incluso aquellas sin síntomas, sabríamos a quién es seguro permitirle volver a trabajar en lugar de tener que hacer cierres generales en todo el país.

La división de diagnóstico del consorcio trabajará en tres tipos diferentes de pruebas, todas las cuales se consideran cruciales para superar la pandemia:

- Los ensayos ultrasensibles podrían detectar el coronavirus incluso a niveles muy bajos y tendrían un tiempo de respuesta tan rápido como 30 minutos.

- Las pruebas de biomarcadores de enfermedades críticas identificarían a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente debido a afecciones preexistentes u otros factores.

- Las pruebas de anticuerpos indicarán que las personas que han tenido el virus (posiblemente sin haberse sentido enfermas), se recuperaron y ahora son inmunes.

3. Patogénesis

¿Cómo, exactamente, Covid-19 interactúa con nuestros cuerpos y sistemas inmunes?

Es como el SARS y el MERS, pero una de las diferencias más grandes es la forma en que una persona recién infectada puede llevar Covid-19 durante días sin mostrar ningún síntoma y, por lo tanto, sin saberlo, transmitirlo a otros. Las grandes interrogantes son ¿Por qué algunas personas son portadoras silenciosas mientras que otras terminan en la sala de emergencias? Y en este último grupo, ¿cómo causa el virus tanta inflamación en el sistema respiratorio?

El grupo de patogénesis trabajará para encontrar respuestas a estas y otras preguntas complejas sobre cómo Covid-19 invade y se apodera de nuestras células sanas. Una clave es descubrir qué vías de señalización inmune se inducen para desencadenar una respuesta inmune anormal en el cuerpo humano, así como si la recuperación del virus otorga inmunidad duradera a alguien o si el virus puede mutar y volver a infectarlo.

4. Manejo de la enfermedad clínica

El desarrollo de una vacuna Covid-19 llevará un año en el mejor de los casos. Mientras tanto, se pueden utilizar medicamentos antivirales existentes para ayudar a las personas a sobrevivir al virus.

Se ha oído hablar de la cloroquina. Es uno de los pocos medicamentos que los científicos están tratando de reutilizar para su uso contra Covid-19 y ya está en ensayos clínicos en varios países, al igual que un medicamento contra el ébola llamado remdesivir. Además de estar disponibles, los medicamentos existentes son una buena opción porque ya conocemos sus perfiles de seguridad, dosis efectivas y efectos secundarios. Los investigadores también utilizarán pruebas de detección por computadora para buscar moléculas que puedan unirse a la proteína objetivo del nuevo coronavirus.

Mark Namchuk, codirector del grupo indica “Nuestros esfuerzos actuales se centran en lo que podemos hacer ahora, pero creo que queremos estar atentos a lo que podemos construir para que la próxima vez que esto suceda estemos en un lugar donde podamos reaccionar más rápidamente"

5. Terapéutica

Desarrollar un tratamiento con anticuerpos no es rápido ni barato; requiere extracción y purificación de plasma sanguíneo de pacientes recuperados, seguido de pruebas y transfusiones en personas enfermas. El mayor desafío de dicho tratamiento para este coronavirus es encontrar los anticuerpos correctos para desactivar el virus.

Wayne Marasco, inmunólogo-oncólogo con capacitación en enfermedades infecciosas, profesor de la escuela de medicina de Harvard y miembro del grupo de trabajo de tratamiento del consorcio, participó activamente en los brotes de SARS y MERS de 2003-2012, y ha estado construyendo una gran biblioteca de anticuerpos humanos por más de 20 años, con un recuento actual de 27 mil millones. El científico señala que, si dos coronavirus diferentes pueden saltar de animales a humanos en menos de 20 años el uno del otro, es solo cuestión de tiempo antes de que ocurra otro salto. "Estos virus tienen la capacidad de saltar especies simplemente por una mutación accidental y, dado el vector y la exposición correcta, eso podría ser suficiente", dijo. "Tenemos que ser proactivos y asumir que hay transferencias zoonóticas continuas".

6. Vacunas

Aunque, como se mencionó anteriormente, la vacuna probablemente demore al menos un año, el equipo señala tres razones para el optimismo:

La tasa de mortalidad de Covid-19 es baja; la mayoría de las personas que contraen el virus se recuperan, lo que indica que el patógeno puede inducir inmunidad natural. El virus aún no ha mutado desde su forma inicial, lo que significa que una sola vacuna puede ser efectiva contra él. La proteína espiga que el virus usa para ingresar e infectar células humanas es un objetivo claro para una vacuna.

Dos candidatos a vacunas ya están en desarrollo en el laboratorio de Dan Barouch, co-líder del brazo de desarrollo de vacunas del consorcio. Esta línea de tiempo es impresionante: la secuencia SARS-CoV-2 se lanzó el 10 de enero. Para el 13, el laboratorio de Barouch había ordenado genes virales sintéticos para dos plataformas de vacunas. El 31 de enero, entraron en colaboración con Johnson & Johnson para desarrollar una vacuna Covid-19. Para el 6 de febrero habían vacunado a los primeros ratones, y su objetivo es comenzar los ensayos clínicos en humanos en las próximas semanas.

Se está volviendo más claro que incluso una vez que esta pandemia haya terminado y todos podamos regresar a algo parecido a nuestras vidas normales, el mundo no volverá a ser como era en 2019. Habrá algunos grandes cambios en la forma en que viajamos, interactuamos y hacer negocios.

Tal vez menos que antes, la gente aún viajará. El comercio internacional continuará. Las cadenas de suministro seguirán atravesando múltiples países. Y en medio de todo esto, la población mundial continuará creciendo, y las ciudades que ya están densamente pobladas se volverán aún más densas.

Vivimos en un mundo irrevocablemente globalizado, y Covid-19 no es la última pandemia a escala global que enfrentaremos, habrá mas. Todavía no sabemos cómo se verán; tal vez el próximo virus tenga una tasa de transmisión más alta pero una tasa de mortalidad más baja, o viceversa, pero proyectos como el Consorcio de Massachusetts se están asegurando de estar preparados para todo lo que se presente.


Referencia

Vanessa Bates Ramirez Fuente: Singularity.Hub This Group of Scientists Is Making Sure We’re Ready for the Next Pandemic

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana