top of page

PrEP de acción prolongada en la lucha contra el VIH


El 1 de diciembre de cada año, el mundo conmemora el Día Mundial del Sida. El mundo se une para apoyar a las personas que conviven con el VIH y para recordar a las que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida.

 

Para acabar con el sida, el mundo necesita que las comunidades vayan por delante. Las organizaciones de comunidades que viven con el VIH, que corren el riesgo de contraerlo o que se han visto de alguna manera afectadas por el virus están en la primera línea de la lucha para progresar en la respuesta al VIH. Las comunidades conectan a las personas con los servicios de salud pública centrados en las personas, generan confianza, innovan, supervisan la implementación de políticas y servicios, y responsabilizan a los proveedores.

 

Sin embargo, las comunidades se ven cada vez más privadas de su capacidad de liderazgo. Los recortes en la financiación, las limitaciones políticas y legislativas, las limitaciones de capacidad y las normas restrictivas para la sociedad civil y los derechos humanos de las comunidades marginadas entorpecen el progreso de los servicios de prevención y tratamiento del VIH. Si se eliminan todos estos obstáculos, las organizaciones lideradas por la comunidad podrán aportar un impulso aún mayor a la respuesta mundial al VIH, avanzando hacia el fin del sida.

 

El panorama del VIH en Europa dibuja un panorama de progreso entrelazado con desafíos persistentes. En 2022, la región europea de la OMS experimentó un aumento de los diagnósticos de VIH, alcanzando los 12,4 por cada 100.000 habitantes, lo que supone un aumento del 4,2% con respecto a 2021, pero un descenso del 20,5% con respecto a 2019.

 

Los objetivos 90-90-90 de ONUSIDA, destinados a diagnosticar, tratar y lograr la supresión viral en el 90% de las personas seropositivas para 2020, no se alcanzaron en la región europea de la OMS. En 2022, se estima que 3 millones de personas vivían con el VIH. De ellos, alrededor del 72 por ciento conocía su estado, el 63 por ciento recibía tratamiento y el 60 por ciento tenía cargas virales suprimidas, lo que indica posibles desafíos para alcanzar los objetivos revisados 95-95-95 para 2025 y el objetivo más amplio de poner fin al sida para 2030.

 

Mientras el mundo conmemora el 36º Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Europa se encuentra en primera línea de la batalla contra el VIH. Requiere una estrategia integral que abarque intervenciones de promoción de la salud, pruebas, tratamiento antirretroviral (TAR) y profilaxis previa a la exposición (PrEP).

 

La promesa de la PrEP de acción prolongada

 

La PrEP, cuando se usa de manera constante, reduce sustancialmente el riesgo de contraer el VIH, abordando el objetivo inicial de garantizar que el 95% de las personas en riesgo sean conscientes y estén protegidas. El uso efectivo de la PrEP entre los grupos de alto riesgo reduce la tasa de transmisión general, alineándose con el segundo objetivo de 95. Al prevenir nuevas infecciones por el VIH, alivia la presión sobre los sistemas de tratamiento, lo que permite un mejor enfoque y recursos para garantizar que las personas en tratamiento logren la supresión viral, lo que contribuye indirectamente al tercer objetivo de 95.


La implantación de la PrEP en Francia en 2016 mostró resultados notables, con tasas de adherencia superiores al 81% y una caída significativa de la incidencia del VIH (0,12 por cada 100 personas-año entre las usuarias frente a 1-2 entre las no usuarias). Desde entonces, la PrEP en Europa ha evolucionado significativamente, introduciendo formulaciones de acción prolongada como alternativas prometedoras a la PrEP oral diaria.

 

El desarrollo de estrategias para mejorar el acceso a la PrEP entre las poblaciones clave es uno de los problemas más desafiantes y no hay una solución rápida.

 

La PrEP de acción prolongada elimina la necesidad de ingerir píldoras diarias, lo que podría mejorar la adherencia y la eficacia en comparación con la PrEP oral diaria, que puede ser inconsistente debido a la omisión de dosis. En septiembre, la Comisión Europea autorizó cabotegravir inyectable de acción prolongada (Apretude) y comprimidos para la PrEP, tras la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. en diciembre de 2021. Las directrices de la OMS publicadas en 2022 abogaban por el cabotegravir de acción prolongada como un enfoque seguro y eficaz de prevención del VIH.

 

Los ensayos clínicos, en particular HPTN 084, demostraron la superioridad del cabotegravir inyectable de acción prolongada sobre el fumarato de disoproxilo de emtricitabina / tenofovir oral diario en la reducción de la adquisición del VIH. Se erige como la primera opción de prevención del VIH de la UE que reduce las dosis necesarias de 365 píldoras diarias a solo seis inyecciones al año.

 

La combinación de cabotegravir de acción prolongada y rilpivirina se erige como el primer tratamiento inyectable de acción prolongada para el VIH, manteniendo la supresión virológica en el 87% de los participantes después de la transición a la combinación en el estudio CARISEL.

 

Una encuesta que incluyó a pacientes con VIH puso de manifiesto un interés sustancial (66%) en cambiar a la terapia antirretroviral de acción prolongada, especialmente entre aquellos que se enfrentan a dificultades con la terapia antirretroviral oral.

 

Sin embargo, la PrEP se enfrenta a desafíos de implementación y acceso en Europa, con más de 500.000 hombres que tienen relaciones sexuales con hombres que expresan el deseo de la PrEP pero se encuentran con una accesibilidad limitada (una brecha general del 17,4%, que se eleva al 45% en países no pertenecientes a la UE y/o de Europa Central y Oriental).

 

Persisten las disparidades, ya que el 32% de los participantes en la Encuesta Europea sobre Hombres que tienen Sexo con Hombres en Internet (EMIS) desconocen la PrEP. En Francia, solo el 28% informó haber usado PrEP durante su última relación anal sin condón con una pareja casual.

 

El cambio al tratamiento inyectable dentro del estudio de cohorte suizo sobre el VIH fue testigo de una baja tasa de transición de menos del 3%, principalmente entre los hombres (82%) con una edad media de 48 años, lo que pone de relieve la necesidad de abordar las preocupaciones sobre la frecuencia de las inyecciones y adaptar las opciones de tratamiento para mejorar la satisfacción y la adherencia entre la población serológica.


Veintiséis países han hecho que la PrEP esté disponible y sea reembolsada a nivel nacional, otros 16 países tienen genéricos disponibles, pero no han sido reembolsados en su totalidad, y en 13 países la PrEP no se implementa formalmente en absoluto. Los desafíos para la implementación se centran principalmente en el costo del medicamento en sí, el costo de la prestación de servicios (pruebas de ITS y monitoreo de la función renal y la densidad ósea) y los desafíos sobre cómo brindar una intervención de prevención en un entorno de atención médica.

 

En los países con el mayor número de personas que toman la PrEP, no está llegando a las mujeres y a otras poblaciones clave más allá de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. 

 

Dado que cada población clave puede tener diferentes características, necesidades y desafíos, los países deben definir primero sus poblaciones clave que tienen una mayor necesidad de PrEP, conocer sus condiciones de vida y características de comportamiento, así como sus necesidades básicas y relacionadas con la PrEP.

 

Si bien la PrEP y los retrovirales de acción prolongada son prometedores, abordar las disparidades de acceso requiere una estrategia holística y esfuerzos colectivos.

 

Este Día Mundial del Sida es más que un mero homenaje a los logros de las comunidades; es un llamamiento a la acción para habilitar y apoyar a las comunidades en sus puestos de liderazgo.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page