top of page

Permanecer sentados, riesgo para la salud

Actualizado: 1 abr 2023


Según un estudio latinoamericano recientemente publicado en BMC Public Health,¹ permanecer sentados más de 8 horas por día conlleva mayor probabilidad de presentar sobrepeso u obesidad, a diferencia de pasar 4 horas por día sentados.


Los datos provienen de casi 8.000 personas entre 20 y 65 años (la mitad integrada por mujeres) que participaron del Estudio Latinoamericano de Nutrición y Salud (ELANS). La encuesta transversal contó con muestras representativas de poblaciones urbanas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y Venezuela. La mediana del tiempo sentado fue de 420 minutos al día, siendo la más baja en Ecuador (300 min/día) y la más alta en Argentina y Perú (480 min/día).


No existe un valor de cantidad de tiempo sentado a partir del cual se pueda afirmar que el riesgo para la salud es mayor pero la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que se debe minimizar el tiempo sentado tanto como sea posible.


La Dra. Irina Kovalskys, Ph. D, investigadora principal del ELANS, pediatra especialista en nutrición y profesora de la carrera de Nutrición en la Universidad Católica Argentina (UCA), señala que antes se creía que cualquier ejercicio físico realizado intensamente compensaba tener una vida sedentaria, hoy sabemos que el sedentarismo en general y el tiempo sentado en particular, tienen un efecto directo y constituyen una variable de riesgo independiente para enfermedades crónicas.


La especialista señaló que el valor promedio de 420 minutos sentado es preocupante en una población como la estudiada, con 60% de obesidad en adultos y tasas altas de riesgos cardiometabólicos y afirmó que es importante concientizar a la población y poner el foco en los adolescentes.


Para hacer recomendaciones de salud pública o incluso aconsejar a los pacientes se necesita un punto de corte. Las guías recomiendan 150 minutos a la semana de actividad física moderada a vigorosa y algunos países han empezado a indicar que nos debemos preocupar con el tiempo que las personas permanecen sentadas, para el cual aún no existe el equivalente a esos 150 minutos, por lo que estos estudios son importantes, especialmente en población de Latinoamérica.


Según los expertos el concepto del riesgo aumentado de morir o desarrollar enfermedades crónicas por no hacer actividad física ha crecido en los últimos 50 años, pero solo en las últimas dos décadas se ha pensado en el tiempo sentado. Pasar más de 8 horas diarias sentado claramente produce un riesgo mucho más elevado de enfermedades crónicas, incluyendo obesidad y diabetes. Quizá sea una asociación continua y progresiva y el punto en el que ese aumento se vuelve exponencial seguramente esté entre 6 y 8 horas de tiempo sedentario.


Los autores esperaban tener una asociación linear de riesgo de sobrepeso u obesidad a partir de 4 horas, pero no lo encontraron.


El estudio latinoamericano que buscó establecer el punto de corte del tiempo sentado a partir del cual aumenta la probabilidad de tener sobrepeso u obesidad utilizó tres indicadores de exceso de peso diferentes: índice de masa corporal, circunferencia de la cintura y circunferencia del cuello.


Estar sentado más de 8 horas aumentaba 10% la probabilidad de tener exceso de peso cuando este era medido por el índice de masa corporal y 13% usando la circunferencia del cuello.


Los investigadores señalaron que el resultado obtenido midiendo el índice de masa corporal es el que debe ser considerado, porque es el usado en las políticas públicas, mientras que la circunferencia del cuello es una medida de detección más reciente y menos estudiada, pero es un indicador válido, con buena sensibilidad y ventajas sobre los otros, como facilidad de medición y no tener variación a lo largo del día.


De acuerdo con los resultados de este estudio, medir la circunferencia del cuello podría ser la metodología más sensible de las tres; esta fue proporcionalmente mayor en ≥ 4, ≥ 6 y ≥ 8 horas/día que en < 4, < 6 y < 8 horas/día de tiempo sentado, lo que no se observó con los otros indicadores.


Si lo que importa es la cantidad de tiempo sentado ininterrumpido, la recomendación es cortar tiempos de sedentarismo con tiempos activos. Los profesionales de la salud ya incorporaron el concepto de que el ejercicio físico debe ser moderado a vigoroso, pero que actividades no intensas alcanzan para reducir el tiempo sentado.


Una revisión reciente de la literatura realizada por investigadores de la University of Birmingham, en Birmingham, Reino Unido, que profundiza en los posibles mecanismos moleculares y fisiológicos del tiempo de inactividad, consecuencias para la salud y estrategias de protección, ofrece una evaluación de algunas intervenciones para compensar las consecuencias negativas inmediatas de la inactividad.²

Algunos médicos preguntan a sus pacientes qué tan activos son, pero lo hacen de manera no estandarizada. La American Heart Association (AHA), publicó un artículo sobre la importancia para los sistemas de salud de que la actividad física se considere un signo vital que debe ser incluida en los registros de forma estandarizada.³


Una ventaja de tener esta actividad física como signo vital en las historias clínicas de los pacientes es que nos permite identificar a las personas que pueden tener mayor riesgo.


En Kaiser Permanente realizan 2 preguntas: ¿cuántos minutos de actividad física hace de manera regular a la semana y cuál es la intensidad promedio de esa actividad? Así clasifican a los pacientes en tres grupos: los que siguen las recomendaciones, los que casi no tienen actividad y los que hacen algo de actividad física pero no cumplen las recomendaciones de 150 min/semana de actividad moderada o vigorosa.


Registrar el tiempo sentado es más difícil. Es posible que la persona recuerde cuánto tiempo corrió que cuánto tiempo estuvo sentada. Del uso de la tecnología, la mayoría de los relojes produce un buen estimado, pero que sin tecnología se puede estimar preguntando cuánto tiempo pasa en el automóvil, en un autobús, frente a la computadora o la televisión y sumar estos tiempos.


Los dos comportamientos, falta de actividad física y mucho tiempo sentado, tienen asociaciones independientes con los desenlaces de salud. Pero si ambos se combinan, el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular no se suma, sino que se multiplica y atribuye la epidemia de obesidad y diabetes a que la mayoría de las personas no cumple con ninguna de las dos recomendaciones.


Los estudios muestran que, de los dos comportamientos, el más negativo para la salud sería no cumplir las recomendaciones de actividad física. Si se cumple la recomendación de los 150 minutos/semana de actividad física moderada a vigorosa el riesgo asociado a estar mucho tiempo sentado disminuye 80% a 90%. Además, es posible prevenir, ayudar a manejar y disminuir el riesgo de complicaciones en más de 100 enfermedades, incluso infecciosas. En la pandemia observaron que las personas más activas tienen menos riesgo de fallecer o ser hospitalizadas por COVID-19 que las menos activas, independiente de otros factores, como hipertensión, diabetes y obesidad.⁴


Referencias


  1. De Victo ER, Kovalskys I, Fisberg M, Gómez G, y cols. Are the different cut-off points for sitting time associated with excess weight in adults? A population based study in Latin America. BMC Public Health. 16 Ene 2023;23(1):110. doi: 10.1186/s12889-023-15029-8. PMID: 36647028. Fuente

  2. Daniele A, Lucas SJE, Rendeiro C. Detrimental effects of physical inactivity on peripheral and brain vasculature in humans: Insights into mechanisms, long-term health consequences and protective strategies. Front Physiol. 27 Sep 2022;13:998380. doi: 10.3389/fphys.2022.998380. PMID: 36237532. Fuente

  3. Felipe Lobelo, Rohm DY, Sallis R, Garber MD, y cols. Routine Assessment and Promotion of Physical Activity in Healthcare Settings: A Scientific Statement From the American Heart Association. Circulation. 1 May 2018;137(18):e495-e522.doi: 10.1161/CIR.0000000000000559. PMID: 29618598. Fuente

  4. Sallis R, Young DR, Tartof SY, Sallis JF, y cols. Physical inactivity is associated with a higher risk for severe COVID-19 outcomes: a study in 48 440 adult patients. Br J Sports Med. Oct 2021;55(19):1099-1105. doi: 10.1136/bjsports-2021-104080. PMID: 33849909. Fuente


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page