top of page

Paro cardíaco súbito en diabetes tipo 2


Según un estudio presentado en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) 2023, el uso de algunos antibióticos y antipsicóticos aumenta el riesgo de paro cardíaco súbito (PCS) entre las personas con diabetes tipo 2 sin antecedentes de enfermedad cardiovascular (ECV).

 

Según muestra el primer análisis de este tipo de datos de atención primaria del mundo real, las personas con diabetes tipo 2 que no tienen antecedentes de ECV tienen casi tres veces más riesgo de PCS si toman medicamentos antipsicóticos y casi el doble de riesgo si toman ciertos antibióticos que prolongan el intervalo QT, en particular, macrólidos y fluoroquinolonas.

 

Estos datos muestran que los medicamentos comúnmente recetados, los antipsicóticos, utilizados por aproximadamente el 3% de las personas con diabetes tipo 2, y los antibióticos, tomados entre el 5% y el 10%, transmiten un mayor riesgo de paro cardíaco repentino en pacientes sin antecedentes de enfermedad cardiovascular. Otro fármaco asociado con un aumento de PCS entre los pacientes con diabetes fue la domperidona, un medicamento contra las náuseas.

 

Estos medicamentos podrían evitarse en algunos casos, y los médicos de cabecera deberían ser más conscientes de las posibles consecuencias de su uso. Si el paciente tiene diabetes tipo 2, entonces tal vez sea mejor evitar algunos de estos medicamentos y tratar de arreglárselas sin ellos, o al menos encontrar un antibiótico alternativo.

 

Los investigadores destacaron que su estudio fue único porque los investigadores se basaron en datos de atención primaria, estos datos son extensos, encontrando muchas asociaciones que son muy reales.

 

El PCS se asocia con el 50% de todas las muertes cardíacas y representa el 20% de toda la mortalidad en los países de ingresos altos. De las personas que experimentan PCS, el 80% de los casos resultan fatales.

 

El PCS es difícil de predecir porque es repentino, especialmente en personas sin antecedentes de enfermedades cardiovasculares. Alrededor de la mitad de las personas que experimentan PCS, a menudo entre los 40 y los 60 años, nunca han visto a un cardiólogo, pero muchos tienen diabetes tipo 2.

 

Se necesita comprender mejor cómo reconocer a las personas en riesgo de PCS, saber a quién vigilar y cómo prevenir estos eventos.

 

Desde el punto de vista clínico, es necesario evaluar los factores de riesgo que pueden contribuir a un paro cardiaco súbito. En general, los investigadores encontraron que entre las personas con diabetes tipo 2 que no tienen antecedentes de ECV, la hipoglucemia, la hipertensión grave, la dislipidemia y el uso de medicamentos que prolongan el intervalo QTc se asocian con el riesgo de PCS. Entre las personas con diabetes tipo 2 y ECV, la albuminuria y la insuficiencia cardíaca se asocian con el riesgo de PCS.


Según los investigadores tanto con la diabetes tipo 2 y también con la tipo 1, se debe observar más los eventos adversos, especialmente cuando se tratan las infecciones con macrólidos, pero también las infecciones micóticas, porque se sabe que los fármacos antimicóticos influyen en los intervalos QT que podrían contribuir a un paro cardíaco repentino.

 

Al mismo tiempo los investigadores decidieron investigar a la población de personas con diabetes tipo 2 porque su riesgo de anemia de células falciformes es aproximadamente el doble que el de las personas sin diabetes tipo 2, debido a que estos pacientes tienen chequeos relativamente frecuentes con médicos generales. Recurrieron a bases de datos de atención primaria que contenían información completa y relativamente rutinaria sobre los indicadores de riesgo.

 

Se determinaron asociaciones longitudinales entre las características clínicas de 3919 pacientes con diabetes tipo 2 ―tanto con antecedentes de ECV como sin ellos― y SCA (un total de 689 pacientes).

 

Entre 2010 y 2019 se encontraron casos en el registro AmsteRdam REsuscitation STtudies (ARREST) de intentos de reanimación extrahospitalaria por parte de los servicios médicos de emergencia en la región holandesa de Holanda Septentrional. Los pacientes de los casos se emparejaron con hasta cinco pacientes de control. El grupo de control estaba compuesto por personas con diabetes tipo 2 que no habían experimentado un PCS.


Los pacientes de control procedían de las mismas prácticas de atención primaria y tenían una edad y sexo similares. Las mediciones clínicas, incluidas las lecturas de presión arterial y glucosa en sangre, el uso de medicamentos y el historial médico durante los 5 años previos a una PCS, se obtuvieron de los registros de la práctica general. Se realizó un análisis multivariado y se estratificaron los resultados para las personas con y sin antecedentes de ECV.

 

De particular interés fueron los fármacos que interfieren con la función cardíaca, incluidos algunos medicamentos procinéticos, antibióticos y antipsicóticos. Se sabe que todos los fármacos están asociados con un cambio en la prolongación del intervalo QTc. Algunos ejemplos son la domperidona (procinética que prolonga el QTc), los macrólidos y las fluoroquinolonas (antibióticos que prolongan el QTc) y el haloperidol (un antipsicótico que prolonga el QTc).

 

Los pacientes de casos y los pacientes control fueron similares en edad, nivel de A1c y otras características, con la excepción de que más pacientes con PCS tenían antecedentes de ECV (40,0% frente a 29,4%).

 

Al observar las asociaciones en la población general, el uso de insulina se asoció fuertemente con el riesgo de PCS [cociente de riesgo [HR], 2.38] y tal vez esto fue un indicador de la gravedad de la diabetes tipo 2. También se encontró, como era de esperar, un historial de arritmia [HR, 1,68] y, lo que es más sorprendente, el uso de fármacos procinéticos [HR, 1,66; IC del 95%, 1,20 – 2,31], específicamente aquellos conocidos por la prolongación del QTc, se asociaron con SCA.

 

Entre las personas que habían experimentado un PCS y que no tenían antecedentes de ECV (337 pacientes de casos/pacientes de control de 2023), el uso de medicamentos antipsicóticos que prolongan el QTc se asoció con un PCS con un HR de 2,87, y el uso de medicamentos antibióticos se asoció con SCA con un HR de 1,66. Un nivel bajo de glucosa en ayunas (<4,5 mmol/mol) se asoció con PCS a un HR de 2,5; la presión arterial sistólica severamente alta (>180 mm Hg) se asoció con PCS a un HR de 2,21; colesterol HDL bajo, con un HR de 1,35; y colesterol LDL elevado (>2,6 mmol/L), con un HR de 1,64.

 

Entre las personas con antecedentes de ECV (352 pacientes de casos/1207 pacientes de control), las asociaciones entre albuminuria y PCS fueron moderadas (CRI, 1,54) y graves (HR 1,55); la insuficiencia cardíaca se asoció con PCS con un HR de 1,85 (IC 95%, 1,50 – 2,29).

 

Los expertos añadieron que, además de los hallazgos del estudio, otras investigaciones presentadas en la misma sesión destacaron la importancia de revisar a los pacientes para detectar la presencia de arritmias que podrían conducir al desarrollo de bloqueos auriculoventriculares, enfermedades de los ganglios sinusales y PCS.

 

Referencia

 

Reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) 2023: Resumen 172. Presentado el 5 de octubre de 2023.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page