Papel de las ceramidas en la mortalidad CV


La grasa que se acumula alrededor del corazón en individuos obesos secreta diferentes metabolitos en relación con la grasa subcutánea. En particular, el tejido adiposo torácico (que rodea el corazón) de las personas obesas secreta niveles más altos de ceramidas, un tipo de lípido que pertenece a la familia de los esfingolípidos. Se observaron niveles elevados de una variante lipídica llamada ceramida C16: 0, que se basa en ácido palmítico, una grasa saturada que consta de 16 átomos de carbono. Las ceramidas se encuentran en niveles elevados en las membranas celulares y también son importantes moléculas de señalización.


Investigadores han demostrado que los niveles elevados de ceramidas pueden estar asociados con un riesgo diez veces mayor de muerte por enfermedad cardiovascular.


Un artículo publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology, reporta los resultados de una investigación llevada adelante en el Karolinska Institutet, Universidad de Oxford y la Universidad de Copenhague. La publicación concluye que el tratamiento con liraglutida, un fármaco análogo al GLP 1 que está aprobado para el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2, podría mantener controlados los niveles de ceramida, en comparación con el placebo.


Aproximadamente el 16 por ciento de la población sueca sufre de obesidad (IMC superior a 30), que es uno de los mayores factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en todo el mundo, con más de 17 millones de muertes al año.


Los investigadores indican que comprender el vínculo entre la obesidad y las enfermedades cardiovasculares es importante y puede abrir el camino hacia el desarrollo de nuevas terapias.


La grasa se ha considerado tradicionalmente como un simple tejido de almacenamiento, pero en los últimos años se ha demostrado que es un "laboratorio bioquímico" capaz de producir moléculas de señalización que ejercen potentes funciones biológicas. Entender cómo los adipocitos producen y liberan estas moléculas abre la posibilidad de reprogramarlas con el objetivo de prevenir futuras incidencias de enfermedades cardiovasculares.


Aplicando un método de espectrometría de masas llamado metabolómica, el Laboratorio Wheelock pudo medir los niveles de múltiples metabolitos secretados por dos tipos de tejido graso humano.


Los investigadores pudieron demostrar que las ceramidas secretadas por el tejido adiposo dañaban los vasos sanguíneos humanos al iniciar un proceso llamado estrés oxidativo, que eventualmente puede conducir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.


Para comprender la importancia de los efectos cardiovasculares de las ceramidas, los investigadores estudiaron a 633 pacientes con aterosclerosis, que fueron monitoreados durante más de cinco años. Descubrieron que los niveles elevados de ceramida C16: 0 y su variante glicosilada podrían estar relacionados con un aumento de diez veces en el riesgo de enfermedad cardiovascular mortal, incluso después de controlar otros factores de riesgo, como la edad y el peso. Los resultados fueron consistentes con estudios anteriores de otros grupos de investigación.


Los resultados sugieren que podría valer la pena incorporar la medición de diferentes tipos de esfingolípidos, tanto en su forma original como en las variantes glicosiladas, para medir mejor el riesgo de ocurrencia de un evento cardiovascular fatal.


Los resultados también dieron a los investigadores una razón para examinar si los niveles altos de ceramida en la sangre se pueden reducir de manera efectiva.


En la última parte del estudio, se incluyó a 32 voluntarios en una dieta baja en calorías durante ocho semanas antes de dividirlos en dos grupos, uno que recibió un placebo y otro que recibió liraglutida, Ambos grupos continuaron la dieta baja en calorías durante otras 44 semanas. Un año después del inicio del estudio, los niveles de ceramida en sangre habían aumentado significativamente en el grupo control, mientras que los niveles permanecieron estables en el grupo de liraglutida.


Referencia


Nadia Akawi Ph, et al. Fuente: JACC https://doi.org/10.1016/j.jacc.2021.03.314 Fat-Secreted Ceramides Regulate Vascular Redox State and Influence Outcomes in Patients With Cardiovascular Disease


20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo