Multivitaminas en prevención de enfermedades CV y cáncer


El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) ha publicado un borrador de declaración sobre vitaminas, minerales y suplementos multivitamínicos y prevención de enfermedades cardiovasculares y cáncer. ¿Tienen algún papel estos suplementos de micronutrientes?


El grupo de trabajo proporciona una guía clara de que, según la investigación disponible, la evidencia es insuficiente para recomendar cualquiera de estas vitaminas o minerales para la prevención de enfermedades cardiovasculares o cáncer e incluyen una desrecomendación contra el uso de betacaroteno o vitamina D en dosis altas para la prevención de enfermedades cardiovasculares o cáncer.


Según las evidencias con betacaroteno en dosis altas, hubo un mayor riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores y algunas señales adversas de enfermedad cardiovascular. Con altas dosis de vitamina E (alfa-tocoferol) en el Physicians 'Health Study II, hubo un mayor riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico, y el ensayo SELECT sugirió un mayor riesgo de cáncer de próstata.


No está claro por qué el grupo de trabajo actualizó la declaración para multivitamínicos, dado que la última declaración, en 2014, fue muy similar a la declaración actual, y no ha habido una actualización de la evidencia de multivitamínicos y enfermedades cardiovasculares o cáncer.


El ensayo aleatorizado a gran escala de multivitamínicos fue el Physicians 'Health Study II, que reportó una pequeña reducción del cáncer (alrededor del 8%) en la población general del estudio, y una reducción del 18% en los mayores de 70 años. Este ensayo se realizó solo en hombres, por lo que se inició el ensayo COSMOS, que incluye tanto hombres como mujeres, para ver si estos hallazgos se pueden replicar. Estos resultados se publicarán a fines de 2021. El ensayo arrojará información adicional, puesto que analizará no solo el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, sino también la función cognitiva y las enfermedades oculares como las cataratas y la degeneración macular.


En relación con la vitamina D, aunque varios ensayos aleatorizados y metanálisis sugieren que puede haber una reducción en las muertes por cáncer, el grupo de trabajo no recomienda la detección de rutina para la deficiencia de vitamina D o la suplementación de rutina entre la población generalmente sana.


Aunque el grupo de trabajo está recomendando la no utilización de vitaminas, minerales y multivitaminas, aduciendo que no hay evidencia suficiente para recomendar el uso de estos micronutrientes para la prevención de enfermedades cardíacas o cáncer, esto no significa que estas vitaminas y suplementos minerales no cumplan ningún papel. Es conocido que hay ciertas poblaciones de alto riesgo en las que el uso específico es apropiado. Esto incluye mujeres embarazadas y mujeres que planean concebir, donde el ácido fólico o las vitaminas prenatales son bastante apropiadas. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda la suplementación con vitamina D o hierro a los bebés amamantados.


Entre los adultos mayores, especialmente aquellos con osteoporosis o anemia perniciosa, es importante proporcionar suplementos (B12 en el caso de anemia perniciosa y calcio y vitamina D para aquellos con osteoporosis o problemas de salud ósea). Además, para aquellos con malabsorción, como la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca o la cirugía de bypass gástrico posterior, la suplementación con vitaminas y minerales puede ser muy útil, así como en el contexto de ciertos medicamentos, como la metformina y los inhibidores de la bomba de protones.


La recomendación es que la población sana trate de obtener estas vitaminas y minerales de una dieta sana y equilibrada. Así es como se absorben mejor en las proporciones más adecuadas. Esto también evita las megadosis, que es muy importante.