Las matemáticas y el Ministerio de Salud Pública



Enrique Teran, MD, PhD

Docente de la Universidad San Francisco de Quito. Miembro de la Academia Ecuatoriana de Medicina y Miembro de la Academia de Ciencias del Ecuador.





El 30 de diciembre del 2021 el Ministerio de Salud Pública (MSP) anunciaba que el proceso de compra masiva e inmediata de medicamentos ha arrojado resultados positivos. Se trataba de la compra emergente y extraordinaria de medicamentos a la Empresa Pública de la Universidad Técnica de Ambato (UTA-EP), que fue necesaria luego de que la declaratoria de emergencia en salud, la primera realizada por el Presidente Lasso, no hubiera dado los resultados esperados. Se habló entonces de 19,7 millones de unidades de medicamentos y una inversión de USD 19,8 millones de dólares …, ¡malditas matemáticas que nos hacen inmediatamente pensar “dólar por unidad” o desde otra perspectiva, casi “unidad por habitante”! sin embargo, para eliminar esa tentación, se aclaró que se trataba de la adquisición de 149 ítems. Ojo que tan solo el Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos en su 10ma versión (la vigente) tiene 454 principios activos, por lo que esa compra correspondería, matemáticamente, al 32% de lo “mínimo” necesario. Sin embargo, las autoridades del MSP supieron comunicar que el promedio de abastecimiento era del 55% y que con esta adquisición se llegará a un promedio del 75% …, una vez más, matemáticas por favor no vengas a mí!!


El resto de la historia, creo que es conocido por todos …, pacientes reclamando por medicinas, hospitales hablando de desabastecimiento, médicos protestando por falta de insumos, medios de comunicación haciendo coberturas al respecto y el Ministerio de Salud, firme en su postura, no es verdad, ya no hay desabastecimiento …


Así llegamos a mediados del mes de junio, y luego de 18 días de movilización constante en cientos de puntos de Ecuador y especialmente en la capital, Quito, el Gobierno Nacional y los convocantes del Paro Nacional llegaron a un acuerdo para suspender las protestas. El “pacto” además de la reducción del precio de los combustibles, derogación del Decreto 95 (suspende la ampliación de “la frontera petrolera”) y reforma del Decreto 151 (que define la política minera en el país), también incluye la declaración de una emergencia en el sistema de sanidad pública con la distribución de recursos y medicamentos en los centros sanitarios del país.


Hace pocos días termino esta declaratoria de emergencia en salud, la segunda, por cierto, y las autoridades del Ministerio de Salud Pública nos dicen que se firmaron alrededor de 103 contratos de medicamentos, que representa 6'000.000 de unidades de medicamentos y 142 contratos de insumos, que representa 19'000.000 de unidades de dispositivos; por lo que apelando a Pitágoras, el primer matemático puro, significaría una unidad para cada dos habitantes y un dispositivo por habitante, sería eso correcto? Por supuesto que no (se escucharía en coro), ¿acaso que todos los ecuatorianos estamos enfermos? Ahí se especificó que entre las medicinas constan 14 grupos del cuadro básico, para atender problemas de hipertensión, diabetes, enfermedades oncológicas, tiroides, antibióticos y dolores en general.


Además, manifestó que el Ministerio tiene más de 216 medicamentos catalogados en la SERCOP, pero faltan 684 por catalogar, proceso que comenzó el 24 de marzo, y que por ende representa que en 5 meses tan solo se ha logrado el 24% de resultados, a pesar de lo cual se han generado 978 órdenes de compra (que podrían ser de una o un millón de unidades), de las cuales han recibido 526 (54% aproximadamente).


En todo caso, la viceministra de Atención Integral de la Salud explicó que al 22 de agosto se ha recibido el 80% de medicamentos de la emergencia, y mencionó que se esperaba hasta la siguiente semana recibir la diferencia. Lo intrigante fue que, aseguró que al 22 de agosto hay un abastecimiento del 70% de medicamentos y dispositivos en los hospitales públicos y centros de salud. Según la funcionaria, esa cifra era del 47% antes de la emergencia. Parecería ser entonces, que toda la información previa si estuvo equivocada, que los pacientes, los médicos, las instituciones e incluso yo, estábamos en lo cierto, no había un buen abastecimiento de medicamentos …


Ahora, con los números que han presentado y los resultados obtenidos, es poco probable que el abastecimiento haya mejorado, que los hospitales ya no tengan faltantes y que los pacientes no necesiten reclamar por su medicación …, solo para referencia, en el año 2021 según datos de la encuesta STEPS, en el Ecuador al menos el 20 % de la población mayor de 19 años tiene hipertensión arterial. Digo, ¡números vuelvan a mí y zas! 18 millones (¡si, ya somos!) x 60% (mayores 19 años) = 3.5 millones x 20% (hipertensos) = 709 mil pacientes aproximadamente. Si cada uno toma una “unidad” al día para su enfermedad, en una semana consumen casi 5 millones de unidades …, así nomás, ¡terribles matemáticas! Este ejercicio se puede repetir una y otra vez y los números no van a cuadrar …


Entonces, no más datos, no más desinformación …, el Ministerio de Salud Pública necesita primero cambiar su estrategia de comunicación, luego aceptar sus falencia y entonces instaurar procedimientos adecuados que le permitan solucionar esta calamitosa situación.


Por cierto, la externalización de las farmacias es una excelente alternativa, ha funcionado en muchos sitios y aquí puede ser viable, pero de eso, hablaremos en otro momento, ¡si es que las matemáticas lo permiten!



260 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo