Enfermedades neurológicas por COVID-19 en niños

Actualizado: may 1


Los accidentes cerebrovasculares, que se informan con mayor frecuencia en adultos con COVID-19, se encontraron con mucha menos frecuencia en niños.


Si bien las complicaciones neurológicas del COVID-19 en niños son raras, una revisión de expertos internacionales de hallazgos de neuroimagen positivos en niños con COVID-19 agudo y posinfeccioso, encontró que las anomalías más comunes se parecían a patrones de enfermedad inmunomediada en el cerebro, la columna vertebral y los nervios.


En el estudio, publicado en la revista The Lancet se incluyeron 38 niños, el más grande hasta la fecha relacionados con las manifestaciones de imágenes del sistema nervioso central de COVID-19 en niños.


Los autores, pertenecientes a la división de Neurorradiología del Hospital de Niños Ann & Robert H. Lurie de Chicago y a la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, indican que, gracias a una importante colaboración internacional, se pudo determinar que las manifestaciones de neuroimagen de la infección por COVID-19 en niños podían variar de leves a graves y que las afecciones preexistentes generalmente estaban ausentes. La atención a los efectos neurológicos del COVID-19 y el reconocimiento de las manifestaciones de neuroimagen que se pueden encontrar en los niños pueden facilitar un diagnóstico correcto y oportuno, mitigar la propagación de la enfermedad y prevenir una morbilidad y mortalidad significativas.


Para comprender los hallazgos de neuroimagen encontrados en el contexto clínico, los investigadores dividieron los casos en cuatro categorías de enfermedades, según los síntomas de los niños y los hallazgos de laboratorio. De esta forma pudieron evaluar un gran número de casos simultáneamente e identificar patrones de neuroimagen recurrentes en las fases agudas y posinfecciosa de la enfermedad.


En muchos de los casos se observó un realce anormal de las raíces nerviosas espinales en la resonancia magnética. Este hallazgo de neuroimagen se observa típicamente en el síndrome de Guillain-Barré (GBS), una enfermedad autoinmune posinfecciosa. El estudio demostró que el GBS asociado con COVID\beta 19 puede presentarse como un proceso parainfeccioso agudo en lugar de la típica lesión neuronal posinfecciosa.


Otra observación significativa fue que el realce de los nervios craneales también estaba presente con frecuencia.


Los autores observaron que el realce nervioso anormal no siempre se correlaciona con los síntomas nerviosos correspondientes, esto indica que los neurorradiólogos deben realizar búsquedas específicas de anomalías insospechadas, ya que podría ser la pista de que COVID-19 es la causa subyacente de la enfermedad.


Otros hallazgos que se observaron con frecuencia fueron áreas de anomalía en la resonancia magnética dentro de un área específica del cerebro, el esplenio del cuerpo calloso y la inflamación muscular. Estos se identificaron con mayor frecuencia en el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), una complicación grave de COVID-19.


La mielitis, una afección desmielinizante infecciosa o postinfecciosa de la médula espinal, también fue un patrón frecuente de enfermedad. La mayoría de los casos cayeron en el espectro de un proceso posinfeccioso y los niños eran normales en el seguimiento o tenían síntomas residuales leves. Un niño desarrolló una mielitis grave y finalmente quedó tetrapléjico.


Los investigadores indican que si bien a la mayoría de los niños con enfermedades del sistema nervioso relacionadas con COVID-19 les va bien, algunos pueden verse gravemente afectados, por ejemplo, se encontró cuatro casos de infecciones atípicas del sistema nervioso central en niños previamente sanos diagnosticados con COVID-19 agudo, que fueron uniformemente fatales. Los resultados de nuestro estudio enfatizan la importancia de conocer las secuelas atípicas y menos prevalentes de COVID -19, como la enfermedad neurológica en niños con infecciones recientes o concurrentes por COVID-19. Los patrones de neuroimagen indentificados en el estudio deberían impulsar la investigación de un posible COVID-19 como el factor etiológico subyacente de la enfermedad.


Referencia


1. Camilla E Lindan, MD Kshitij Mankad, Dipak Ram, Larry K Kociolek, MD, et al. Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S2352-4642(20)30362-X Neuroimaging manifestations in children with SARS-CoV-2 infection

169 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo