El yoga y la terapia cognitivo-conductual

Actualizado: hace 6 días


El yoga y la terapia cognitivo-conductual
El yoga y la terapia cognitivo-conductual

Un estudio, publicado en la edición de septiembre de la revista American Journal of Geriatric Psychiatry,¹ uno de los primeros en comparar los efectos a largo plazo de dos intervenciones: el yoga y la terapia cognitivo-conductual (TCC), las mismas, que según los resultados, proporcionan mejoras significativas en la preocupación, la ansiedad y el insomnio en los adultos mayores, que duran incluso 6 meses después de suspender el tratamiento. Además, ofrecen a los médicos y pacientes dos opciones efectivas para reducir la preocupación y la ansiedad.


Los investigadores, pertenecientes a la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest, Winston-Salem, Carolina del Norte, indican que la ansiedad puede ser un problema realmente grande para los adultos mayores, encontrar algo que puedan hacer que tenga un impacto duradero en su calidad de vida y su salud mental y ambos tratamientos no farmacológicos, es realmente beneficioso.


En el ensayo aleatorizado de dos etapas, los investigadores incluyeron a 500 personas mayores de 60 años que vivían en la comunidad y que obtuvieron una puntuación de 26 o más en el Penn State Worry Questionnaire-Abbreviated (PSWQ-A), lo que indica una mayor ansiedad y preocupación.


La mitad del grupo participó en un ensayo controlado aleatorio que comparó la TCC (n = 125) con el yoga (n = 125). La otra mitad participó en un ensayo donde se les permitió elegir entre TCC (n = 120) y yoga (n = 130).


Los participantes completaron 20 sesiones de yoga durante 10 semanas o 10 llamadas semanales de TCC entre mayo de 2017 y noviembre de 2018.


Las medidas utilizadas incluyeron el PSWQ-A, el Índice de Gravedad del Insomnio (ISI), el Formulario Corto v1.0 – Ansiedad 8a del Sistema de Información de Medición de Resultados Reportados por el Paciente (PROMIS) y el PROMIS-29 para evaluar la depresión, la fatiga, la función física, la participación social y el dolor.


En 2020, los investigadores publicaron resultados a las 11 semanas que muestran mejoras desde la línea de base en todas las áreas. Las puntuaciones de ansiedad y preocupación fueron similares entre los grupos de TCC y yoga, pero la TCC produjo una mejoría significativamente mayor en el insomnio.²


A las 37 semanas, aproximadamente 6 meses después de que terminaron las intervenciones, los investigadores encontraron mejoras aún mayores desde el inicio en todas las áreas medidas, excepto la función física.


Sin embargo, en ese momento, no hubo diferencias significativas entre las dos intervenciones en el ensayo controlado aleatorio o en el ensayo de preferencia. Tampoco hubo diferencias en los resultados entre los dos diseños de ensayos.

Hubo algunas pequeñas diferencias, pero en general encontramos que ambas intervenciones eran eficaces.


Los investigadores también encontraron que las mejoras no solo fueron estadísticamente significativas, sino que también fueron clínicamente significativas para la preocupación, la ansiedad y el insomnio.


Los cambios se definieron como una disminución de ≥ 5,5 puntos en el PSWQ-A para la preocupación, una disminución de ≥ 3 puntos en la escala de ansiedad PROMIS para la ansiedad y una disminución de ≥ 6 puntos en el ISI para el insomnio.


En el seguimiento a largo plazo, la mayoría de los participantes en los brazos de TCC y yoga demostraron un cambio significativo en la preocupación (85,7% y 77,6%, respectivamente), la ansiedad (82,1% y 80,8%) y el insomnio (52,8% y 44,3%).


La mayoría de los participantes también informaron mejoras significativas en los síntomas de ansiedad generalizada, los síntomas depresivos y la fatiga, pero no para la función física, la interferencia del dolor o la intensidad del dolor. Esta es la parte más notable del estudio.


Las mejoras no solo fueron estadísticamente significativas, sino que también fueron clínicamente significativas, cuando se trata de la vida de las personas, se quieren diferencias que puedan sentir y ver y no solo cómo se ve un valor P, señalaron los investigadores.


En un editorial Carmen Andreescu, MD, profesora asociada de psiquiatría en la Universidad de Pittsburgh, Pittsburgh, Pensilvania, está de acuerdo en que los resultados tienen un "impacto en el mundo real".³


"Los médicos pueden dirigir a sus pacientes hacia intervenciones que pueden ser beneficiosas, consolidar los resultados a lo largo del tiempo y evitar alimentar el ciclo cognitivo de preocupación bien entrenado con preocupaciones relacionadas con los posibles efectos secundarios". Agrega que intervenciones como estas "pueden aumentar la accesibilidad y aliviar el sufrimiento inmediato de nuestros pacientes".


Referencias

  1. Suzanne C. Danhauer, Ph.D., Michael E. Miller, Ph.D., Jasmin Divers, Ph.D., Andrea Anderson, M.S. Gena Hargis, M.P.H.,Gretchen A. Brenes, Ph.D. Efectos a largo plazo de la terapia cognitivo-conductual y el yoga para adultos mayores preocupados. Am J of Geriatric Psychiatry. 30 (9) P979-990, SEPTIEMBRE 01, 2022. DOI:https://doi.org/10.1016/j.jagp.2022.02.002.

  2. Gretchen A. Brenes,Buzos Jasmin,Michael E. Miller,Andrea Anderson,Gena Hargis,Suzanne C. Danhauer. Comparación de la terapia cognitivo-conductual y el yoga para el tratamiento de la preocupación tardía: un ensayo de preferencia aleatorizado. Depression&Anxiety. Primera publicación: 27 octubre 2020. https://doi.org/10.1002/da.23107

  3. Carmen Andreescu, M.D. The Humble Worrier: el impacto a largo plazo del uso del yoga para tratar la preocupación severa y la ansiedad en adultos mayores. Am J of Geriatric Psychiatry. 30 (9). EDITORIAL P991-993, SEPTIEMBRE 01, 2022. DOI:https://doi.org/10.1016/j.jagp.2022.02.008




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo