El consumo de alcohol aumenta riesgo de fibrilación auricular


Según los resultados del estudio HOLIDAY Monitors presentado durante el ACC.21, un vaso de vino, cerveza u otra bebida alcohólica puede aumentar significativamente el riesgo de un episodio de fibrilación auricular (AFib) en las cuatro horas siguientes de su ingestión.


El estudio analizó el consumo de alcohol y los episodios de fibrilación auricular en 100 pacientes con fibrilación auricular paroxística o intermitente que consumían al menos una bebida alcohólica al mes.


Los participantes tenían una edad promedio de 64 años y la mayoría eran blancos (85%) y hombres (80%).


Todos los participantes llevaban un monitor de electrocardiograma (ECG) para realizar un seguimiento continuo del ritmo cardíaco, así como un sensor de alcohol transdérmico en el tobillo para detectar si los pacientes consumían de dos a tres bebidas.


Se indicó a los pacientes que presionasen un botón en el monitor cardíaco cada vez que tomaran una bebida alcohólica. Además, se utilizó la prueba de fosfatidiletanol para medir el consumo de alcohol a la mitad y al final del período de estudio para corroborar los eventos de consumo de alcohol autoinformados.


Los pacientes usaron el monitor de ECG una mediana de 27 días (rango intercuartílico [IQR], 15,28) y consumieron una mediana de 19 bebidas (IQR, 10-38) en una mediana de 12 días (IQR, 7-21).


En general, más de la mitad de los pacientes (56) experimentaron un episodio de fibrilación auricular durante el período de estudio de cuatro semanas. AFib ocurrió una mediana de cinco días (IQR, 2.5-12.5).


El estudio mostró que un vaso de vino, cerveza u otra bebida alcohólica se asoció con el doble de probabilidades de un episodio de fibrilación auricular en las próximas cuatro horas (intervalo de confianza [IC] del 95%, 1,28-3,17; p = 0,002).


Entre los pacientes que consumieron dos o más bebidas en una sola sesión, hubo un riesgo más de tres veces mayor de un episodio de fibrilación auricular (IC del 95%, 1,63-7,89; p = 0,002).


De acuerdo con el sensor de tobillo que monitoreaba la ingesta de alcohol, cada 0.1% de aumento en la concentración de alcohol en sangre inferida durante las 12 horas previas se asoció con un 38% más de probabilidades de un episodio de FA (razón de probabilidades [OR], 1.38; IC del 95%, 1.04- 1,83; p = 0,024). La evidencia de los sensores demostró que el consumo total de alcohol a lo largo del tiempo también predijo la posibilidad de que ocurriera AFib.

Los investigadores indicaron que hay otros factores, como la raza / etnia, el sexo, la genética u otras exposiciones ambientales, que influyen en el efecto del alcohol en el corazón de varias maneras y deben estudiarse.


Los hallazgos contradicen investigaciones previas que sugieren que el consumo moderado de alcohol tiene un efecto potencialmente protector sobre el corazón. Los científicos señalan que la medicina de precisión podría ayudar a identificar qué pacientes tienen un alto riesgo de fibrilación auricular relacionada con el alcohol.


Según estudios observacionales tradicionalmente se ha aceptado que el alcohol es 'bueno' o 'saludable' para el corazón, pero eso se relaciona con la enfermedad coronaria y el ataque cardíaco. Estos nuevos datos presentan un acertijo interesante con respecto a los riesgos generales frente a los beneficios del alcohol con moderación. Pero los datos son muy claros de que más no es mejor cuando se trata de alcohol; quienes beben más tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco y la muerte, concluyeron los investigadores.


En el futuro, los autores del estudio planean analizar cómo estos hallazgos pueden aplicarse a la población general e identificar otros factores, incluida la genética, que pueden influir en la relación entre el alcohol y la FA.


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo