top of page

El alcohol frena la señalización del estrés en el cerebro y protege el corazón

Actualizado: 31 jul 2023


El estrés crónico se asocia con eventos cardiovasculares adversos mayores (MACE) a través del aumento de la actividad de la red neuronal relacionada con el estrés (SNA).


Un estudio realizado por investigadores del Centro de Investigación de Imágenes Cardiovasculares del Hospital General de Massachusetts, Boston, proporciona nuevos conocimientos sobre por qué el consumo ligero a moderado de alcohol puede estar asociado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV). El estudio muestra que el consumo ligero a moderado se asoció con menores eventos cardiovasculares adversos mayores (MACE), y esto fue mediado en parte por la disminución de la señalización de estrés en el cerebro.¹


El beneficio del consumo ligero a moderado con respecto a MACE fue más pronunciado entre las personas con antecedentes de ansiedad, una condición que se sabe está asociada con una mayor señalización de estrés en el cerebro. Sin embargo, los beneficios aparentes de ECV del consumo ligero a moderado fueron contrarrestados por un mayor riesgo de cáncer. Los investigadores señalaron que el riesgo de cáncer, incluso en el nivel en que vemos cierta protección contra la enfermedad cardíaca, está presente y por otro lado, cantidades más altas de alcohol aumentan claramente el riesgo de enfermedad cardiaca.


El estudio aparece en la edición en línea de junio de la revista Journal of the American College of Cardiology.¹


El estrés crónico se asocia con MACE a través de la actividad de la red neuronal (SNA) relacionada con el estrés. El consumo de alcohol leve a moderado se ha relacionado con un menor riesgo de MACE, pero los mecanismos detrás de esta conexión siguen sin estar claros.


Es conocido que cuando los centros neuronales del estrés se activan, desencadenan cambios aguas abajo que resultan en enfermedades del corazón. Durante mucho tiempo se ha observado que el alcohol a corto plazo reduce el estrés, por lo que los autores se plantearon la hipótesis de que tal vez el alcohol afecta a esos sistemas de estrés de forma crónica y eso podría explicar sus efectos cardiovasculares.


El estudio incluyó aproximadamente 53,000 adultos (edad media, 60 años; 60% mujeres) del Biobanco Mass General Brigham. Los investigadores primero evaluaron la relación entre el consumo ligero a moderado de alcohol y MACE, después de ajustar una variedad de factores genéticos, clínicos, de estilo de vida y socioeconómicos.


Durante el seguimiento medio de 3,4 años, 1914 individuos experimentaron MACE. El consumo de alcohol ligero a moderado (comparado con ninguno/mínimo) se asoció con un menor riesgo de MACE (cociente de riesgos instantáneos [CRI], 0,786; IC del 95%, 0,717 – 0,862; P < .0001) después de ajustar por factores de riesgo cardiovascular.


Luego, los investigadores estudiaron un subconjunto de 713 individuos que se habían sometido a imágenes cerebrales PET / CT previas (principalmente para la vigilancia del cáncer) para determinar el efecto del consumo de alcohol ligero a moderado en el SNA en reposo.


Encontraron que el consumo ligero a moderado de alcohol se correlacionó con una disminución del SNA (beta estandarizada, -0,192; IC del 95%, -0,338 a 0,046; P = 01,0). Un SNA más bajo medió parcialmente el efecto beneficioso de la ingesta de alcohol leve a moderada sobre el riesgo de MACE (odds ratio [OR], –040,95; IC del 0%, –097,0 a –003,05; P <. <>). También se asoció con mayores disminuciones en el riesgo de MACE entre los individuos con antecedentes de ansiedad (HR, 0.60; IC 95%, 0.50 – 0.72, vs HR, 1.78; IC 95%, 0.73 – 0.80; P = 003, <>).


Los coautores de un editorial,² indican que el descubrimiento de un "nuevo mecanismo de acción posible" de por qué el consumo ligero a moderado de alcohol podría proteger el corazón, merece una mayor atención en futuras investigaciones.


Los expertos señalan que las personas que consumen alcohol no deben exceder los límites de dosis diaria recomendados sugeridos en muchos países y que ningún abstemio debe comenzar a beber, incluso con moderación, únicamente con el propósito de mejorar sus resultados de salud.


Sugieren además que dados los efectos adversos del alcohol, como un mayor riesgo de cáncer, se necesitan nuevas intervenciones que tengan efectos positivos sobre la neurobiología del estrés pero sin los efectos nocivos del alcohol.


Con este fin, están estudiando el efecto del ejercicio, las intervenciones de reducción del estrés como la meditación y las terapias farmacológicas en las redes neuronales asociadas al estrés y cómo podrían inducir beneficios cardiovasculares.


La ansiedad y otras afecciones relacionadas como la depresión tienen consecuencias realmente sustanciales para la salud, incluido el aumento de MACE. Las intervenciones más seguras que reducen la ansiedad aún pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca muy bien.


Referencias


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page