Eficacia del equipo de protección

Actualizado: jul 2



De acuerdo con una revisión actualizada de Cochrane, datos de escasa certeza indican que cubrir más partes del cuerpo da lugar a mejor protección contra la contaminación, pero la dificultad de hacerlo podría incluso dar lugar a más contaminación.

El equipo de protección puede reducir el riesgo de contaminación al cubrir partes del cuerpo expuestas, pero no está claro qué tipo de equipo protege mejor, cuál es la mejor manera de quitarlo y ponerlo y de qué forma debe capacitarse al personal de la salud para utilizarlo.

Investigadores del Academic Medical Center, University of Amsterdam, indican que es sorprendente que haya tan poca investigación de alta calidad sobre este tema importante que afecta a millones de profesionales de la salud. Hasta el momento deben trabajar en la industria más riesgosa. La investigación disponible apunta a la conclusión de que el equipo de protección actual y la guía actual de la Organización Mundial de la Salud sobre este, puede mejorarse, con la guía actual sobre equipo de protección es posible que partes del cuerpo continúen expuestas a gotitas contaminantes, anotaron.

La revisión incluye 24 estudios con un total de 2.278 participantes.¹ La mayor parte de los datos fue de certeza muy baja debido a que se basó en uno o dos estudios, al carácter indirecto de los datos en estudios de simulación, y al riesgo de sesgo.

La utilización de un respirador purificador de aire a batería junto con el overol parece proteger contra el riesgo de contaminación mejor que la mascarilla N95 y la bata. Pero la combinación más protectora también se relacionó con una tasa 7,5 tantos más elevada de falta de cumplimiento, debido a que era más difícil ponérsela, afirmaron los investigadores.

Las batas parecen proteger mejor contra la contaminación que los overoles o los mandiles, y el equipo de protección hecho de material más transpirable, al parecer conllevó más satisfacción del usuario que el material más repelente al agua.

En comparación con el equipo de protección estándar, una combinación de bata y guantes sellados; una bata mejor adaptada alrededor del cuello, muñecas y manos; una mejor cubierta de la entre cara de la bata y la muñeca, y pestañas de sujeción añadidas para facilitar quitarse las mascarillas o los guantes por separado, al parecer dio lugar a menos contaminación.

El tipo específico de criterios de valoración del estudio (contaminación microbiana frente a fluorescente) fue el factor determinante de que la retirada de los guantes y la bata en un paso diera lugar a menos contaminación, y que dos pares de guantes originaran menos contaminación que un solo par.

Las videoconferencias sobre cómo colocarse el equipo de protección al parecer condujeron a mejores puntuaciones de habilidad que una conferencia tradicional, y las instrucciones en persona al parecer redujeron la falta de cumplimiento de la técnica para quitarse el equipo de protección mejor que proporcionar únicamente carpetas o videos. Añadir un simulacro en computadora podría dar lugar a menos errores al quitarse el equipo.

Según los investigadores, el equipo de protección debería estar mejor diseñado para que sea transpirable y fácil de poner y quitar sin el riesgo de autocontaminación, la ficha técnica y las instrucciones para uso deberían simplificarse a fin de que todos sepan exactamente cuál es el propósito del equipo de protección.

Hay muchas cuestiones menores que pueden marcar una diferencia. Por ejemplo, tener cuidado de que la superficie de contacto entre los guantes y las mangas de la bata esté bien cerrada, desinfectar los guantes antes de quitárselos y dejar que alguien instruya cómo quitarse la ropa protectora con el fin de evitar cometer errores.

La investigación sobre el equipo de protección es escasa en la lista de prioridades durante una epidemia, sobre todo cuando hay escasez del mismo. Sin embargo, la única forma de avanzar es contar con estudios bien realizados en los cuales el de la salud sea aleatorizado a diferentes tipos de equipo de protección y se les efectúe seguimiento para evaluar su riesgo de infección. Esto redundará en grandes beneficios en la próxima pandemia o epidemia. Si esto no es posible, necesitamos estudios de simulación mejor diseñados, indicaron los investigadores.

El principal resultado de este estudio fue una comparación de las recomendaciones de Centers for Disease Control and Prevention frente a ninguna guía; sin embargo, con base en las recomendaciones de Centers for Disease Control and Prevention, cada hospital necesita preparar sus recomendaciones de protocolo de equipo de protección basándose en los materiales de que disponen.


Referencia

1. Verbeek JH, Rajamaki B, Ijaz S, Sauni R, y cols. Personal protective equipment for preventing highly infectious diseases due to exposure to contaminated body fluids in healthcare staff. Cochrane Database Syst Rev. 15 Abr 2020;4:CD011621. doi: 10.1002/14651858.CD011621.pub4. PMID: 32293717. Fuente

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana