Demencia: medidas preventivas y terapéuticas


La demencia es un síndrome clínico caracterizado por la disminución del nivel cognitivo previamente alcanzado, que afecta las actividades de la vida diaria y social de la persona.

La causa más común es la enfermedad de Alzheimer, seguida de la demencia vascular, la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal.

El número de personas con demencia va en aumento, principalmente debido a la mayor longevidad.

En 2017, el Plan de Acción Global de la OMS identificó a la demencia como una prioridad global instando implementar las políticas y los recursos necesarios para garantizar la acción en la demencia.

La Comisión Lancet on Dementia Prevention, Intervention and Care da a conocer un informe basado en la evidencia cuyo objetivo es transformar la vida de las personas con demencia y sus familias, mediante la prevención, la intervención y el cuidado.


Prevención

El número de personas con demencia es creciente, sin embargo, también se han producido cambios, que han dado como resultado la disminución de la incidencia específica por edad o la prevalencia en EE. UU, Reino Unido, Suecia, Países Bajos, Francia y Canadá. Esto estaría reflejando una menor exposición a factores de riesgo o a una mayor resistencia al deterioro cognitivo, lo que no ha ocurrido en otros países como Japón y China.

La identificación y modificación de los factores de riesgo podría beneficiar enormemente tanto a las sociedades como a los individuos y los sistemas sanitarios. La prevención es particularmente importante dada la ausencia de tratamientos modificadores de la enfermedad subyacente. Cualquier retraso en el inicio de la demencia estará asociado con importantes ganancias en la salud de las personas y la sociedad.

La Comisión Lancet propone un nuevo enfoque para los factores de riesgo modificables. Este modelo estima la fracción atribuible a la población, que es proporcional (porcentaje) a la reducción de casos nuevos de demencia que ocurrirían si los factores de riesgo específicos se eliminaran por completo. Los factores de riesgo incluidos en este modelo son los identificados por las guías National Institute of Health and Care Excelencia (2015) del Reino Unido y del National Institutes of Health, agregando los calificados como "la evidencia de mejor calidad".

Lo novedoso e importante de este modelo es que requiere un enfoque de curso de vida para prevenir la demencia, considerando que los factores de riesgo y su contribución al riesgo de demencia difieren a lo largo de la vida. Por otra parte, calcula la contribución de los factores de riesgo emergentes que no fueron considerado antes, como la pérdida auditiva y el aislamiento social.

Los 9 factores de riesgo incluidos en el modelo