Día Mundial de la Salud: una oportunidad para construir un mundo más justo y saludable

Cada año, el Día Mundial de la Salud se conmemora el 7 de abril, con la intención de crear conciencia sobre un tema de salud específico destacado por la Organización Mundial de la Salud. La principal intención de esta iniciativa es asegurar que todos tengan condiciones de vida y de trabajo que fomenten una buena salud. La forma de lograr este objetivo es hacer que las organizaciones trabajen junto con líderes y comunidades de todo el mundo para asegurarse de que todas las personas puedan acceder a servicios de salud de calidad cuando y donde los necesiten.¹


Las comunidades afectadas por desigualdades económicas, educativas, de género y raciales tienen más probabilidades de sufrir consecuencias adversas para la salud y muerte prematura.

Para 2021, el tema del Día Mundial de la Salud es “Construir un mundo más justo y saludable”, y se centra principalmente en las desigualdades que enfrentan algunas comunidades que dan como resultado un acceso limitado a la atención médica y peores resultados de salud. Esta celebración consta de actividades destinadas a centrar la atención mundial en aspectos importantes de la salud mundial, como líderes trabajando junto con las comunidades, garantizar la recopilación y el uso de datos de salud oportunos y confiables, abordar las causas fundamentales de las desigualdades y actuar más allá de las fronteras.1


Algunas personas pueden llevar una vida más saludable y tener un mejor acceso a los servicios de salud que otras, debido en su totalidad a las condiciones en las que nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen.


En todo el mundo, algunos grupos luchan por llegar a fin de mes con pocos ingresos diarios, tienen peores condiciones de vivienda y educación, menos oportunidades de empleo, experimentan una mayor desigualdad de género y tienen poco o ningún acceso a entornos seguros, agua y aire limpios, seguridad alimentaria y servicios de salud. Esto conduce a sufrimientos innecesarios, enfermedades evitables y muerte prematura y daña nuestras sociedades y economías.


Esto no solo es injusto: se puede prevenir. Es por eso que la OMS pide a los líderes que se aseguren de que todos tengan condiciones de vida y de trabajo propicias para una buena salud. Al mismo tiempo, solicita a monitorear las inequidades en salud y garantizar que todas las personas puedan acceder a servicios de salud de calidad cuando y donde los necesiten.


COVID-19 ha golpeado duramente a todos los países, pero su impacto ha sido más severo en aquellas comunidades que ya eran vulnerables, que están más expuestas a la enfermedad, tienen menos probabilidades de tener acceso a servicios de atención médica de calidad y más probabilidades de experimentar consecuencias adversas como resultado de las medidas implementadas para contener la pandemia.

La OMS se compromete a garantizar que todos, en todas partes, puedan realizar el derecho a la buena salud.



El Día Mundial de la Salud se estableció como uno de los primeros actos oficiales de la OMS, fue establecido por Naciones Unidas en el año de 1948, y su principal objetivo es crear una oportunidad de ámbito mundial para centrar la atención en importantes cuestiones de salud pública que afectan a la comunidad.


En el Ecuador se han establecido modelos eficientes de mejoramiento continuo de la calidad para promover la atención y promoción de la salud, brindada como servicio, tanto por los prestadores públicos como privados. Muestra de ello es la creación de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada – ACESS, como un organismo técnico encargado de vigilar y controlar la calidad en los servicios de salud, y que desde 2015 trabaja en el país para que los ciudadanos puedan recibir atención óptima y eficiente.


El trabajo de la ACESS, a lo largo del territorio ecuatoriano, ha sido esencial para lograr los objetivos propuestos en materia de salud y calidad. Desde el 2017, se han emitido más de 90.000 permisos de funcionamiento y se han ejecutado más de 28.000 acciones de vigilancia y control, datos que revelan el alcance de las estrategias implementadas para promover la calidad en el país.


Para alcanzar estas metas la ACESS ejecuta acciones de fortalecimiento institucional, como la optimización de procesos y la digitalización de servicios, que sin duda tienencomo fin el cuidado y protección de los pacientes y usuarios, recordando siempre que la salud es un derecho prioritario y fundamental reconocido por la Constitución, por ello durante la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19, el personal técnico, administrativo y jurídico de la ACESS, continua trabajando incansablemente en las áreas de habilitación, vigilancia y control, sobre todo en aquellos establecimientos de primera fila que estaban encargados de atender a pacientes con esta enfermedad y laboratorios para su detección, algo que sin duda refleja el compromiso de la Agencia con el pueblo ecuatoriano.