Día Mundial de la lucha contra el SIDA

Actualizado: 2 de ene de 2020

El 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Este día es una oportunidad para apoyar a aquellos involucrados en la lucha contra el VIH y para mejorar la comprensión del VIH como un problema de salud pública mundial. Este año, la OPS/OMS, junto con las oficinas regionales de ONUSIDA y UNICEF, PANCAP y la Red Latinoamericana de Jóvenes que Viven con el VIH (J+LAC), adoptaron conjuntamente el lema "Las comunidades marcan la diferencia".

Si bien ha habido progresos en la respuesta al VIH en la Región de las Américas, estos esfuerzos deben continuar si se quiere terminar con el sida para 2030.

En América Latina, las nuevas infecciones por VIH han aumentado un 7% desde 2010. Se estima que 100.000 personas contrajeron el VIH solo en 2018 y uno de cada cinco eran jóvenes de entre 15 y 24 años. En el Caribe, casi una de cada tres nuevas infecciones por el VIH ocurre entre los jóvenes.

Sin embargo, en el Caribe, el número de nuevas infecciones se ha reducido en un 16% con un estimado de 16.000 nuevos casos en 2018. En toda la Región, los hombres y jóvenes gays y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH) continúan siendo afectados de manera desproporcionada por el VIH, lo que representa el 40% de todas las nuevas infecciones en América Latina y 22% en el Caribe. En todo el mundo, los hombres gays y los HSH tienen alrededor de 22 veces más probabilidades de tener VIH que las personas de la población general.

Latinoamérica sigue reportando un aumento de contagios con VIH, en especial en Chile, Bolivia, Costa Rica y Brasil, aunque la cifra de muertes vinculadas con el sida ha disminuido debido a un mayor acceso al tratamiento. Se calcula que dos millones de personas viven con VIH en América Latina y el Caribe y cada año cerca de 35 000 pierden la vida por causas relacionadas con el Sida.

Pese a los avances en el tratamiento, la falta de acceso a los servicios de salud, el estigma, la discriminación y la creciente migración se mantienen como los principales desafíos para la región.

La ONU ha alertado del desplome de la cobertura del tratamiento en Venezuela, que ha obligado a muchas personas con VIH a migrar para recibir medicamentos y atención en salud en otros países. Chile y El Salvador, los extremos en contagios. Aproximadamente la mitad de los países de la región ha experimentado un alza en la incidencia (nuevas infecciones) entre 2010 y 2018. Los mayores aumentos se produjeron en Chile (34 %), Bolivia (22 %), Brasil (21 %) y Costa Rica (21 %)", según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Datos de la ONU de 2018 muestran que las infecciones también crecieron en Uruguay (9 %), Honduras (7 %), Guatemala (6 %) y Argentina (2 %), mientras que México se mantuvo estable. La tasa regional se ve marcada por Brasil, debido a su cantidad de población. Si no se contara ese país, la cifra de contagios de la región para ese mismo periodo habría descendido un 5 %. La reducción de nuevas infecciones en la región es la siguiente: en El Salvador (-48 %), Nicaragua (-29 %) y Colombia (-22 %), seguidos de Ecuador (-12 %) Paraguay (-11 %), Panamá (-8 %) y Perú (-6 %), en el Caribe la cifra bajó 16 %, con un estimado de 16 000 nuevos casos en 2018.

Para 2018, 37,9 millones de personas vivían con VIH en el mundo, entre ellos 1,7 millones de niños.

“LAS COMUNIDADES MARCAN LA DIFERENCIA”





El lema de este año del Día Mundial del Sida es "Las comunidades marcan la diferencia".


La celebración del Día Mundial del Sida, brinda una buena oportunidad para reconocer el papel fundamental que las comunidades han desempeñado y continúan desempeñando en la respuesta al Sida a nivel local, nacional e internacional.