COVID-19 y coagulación

Actualizado: jul 2


En pacientes infectados por COVID-19, las complicaciones trombóticas aparecen como un problema relevante.

Las características clínicas de estos pacientes y datos de laboratorio como trombocitopenia, dímero D elevado, productos de degradación de fibrina, prolongación de tiempo de protrombina y coagulación intravascular diseminada, se asocian con peor pronóstico en pacientes infectados.¹ ̓ ²

Aproximadamente 46,4% de los pacientes infectados con COVID-19 tiene elevación de dímero D, y 36,2% desarrolla trombocitopenia; estas tasas se incrementan en pacientes con enfermedad más severa.³⁻⁵

Se ha reportado también que pacientes con infección por COVID-19 se encuentran en riesgo de desarrollar coagulación intravascular diseminada. Tang y colaboradores reportaron que 15 de 21 sobrevivientes desarrollaron coagulación intravascular diseminada, de acuerdo a la clasificación de la International Society onThrombosis and Haemostasis. Un metanálisis de Lippi y colaboradores identificó un número bajo de manera estadísticamente significativa de plaquetas en pacientes con enfermedad severa y la plaquetopenia se asoció con incremento de 5 veces el riesgo de desarrollar infección más severa.

Un reporte publicado recientemente evaluó los factores pronósticos de mortalidad a 28 días de pacientes severamente afectados por COVID-19, y la asociación de mortalidad y administración de heparina de bajo peso molecular por 7 días. Este estudio confirmó que la elevación de dímero D, prolongación de tiempo de protrombina y edad avanzada fueron asociados a mayor mortalidad. El uso de heparina de bajo peso molecular resultó en menor mortalidad en pacientes con coagulopatía inducida por sepsis (heparina de bajo peso molecular: 40% frente a no heparina de bajo peso molecular: 65,2%; p = 0,029), menor mortalidad en pacientes con dímero D por encima de 6 veces el límite superior de lo normal (heparina de bajo peso molecular: 32,8% frente a no heparina de bajo peso molecular: 52,4%, p = 0,017), pero no se observó beneficio en la población general con heparina de bajo peso molecular frente a no heparina de bajo peso molecular (30,3% frente a 29,7%; p = ns).

La trombocitopenia y la elevación de dímero D podrían explicarse por la excesiva activación de la cascada de coagulación y plaquetas, ya que las infecciones virales generan una respuesta inflamatoria sistémica causando desbalance en los mecanismos procoagulantes y anticoagulantes.

También se reportaron tres casos de pacientes con coagulopatía, anticuerpos antifosfolipídicos y múltiples infartos. Los anticuerpos antifosfolipídicos reaccionan anormalmente a proteínas fosfolipídicas y su presencia es fundamental para el diagnóstico del síndrome antifosfolipídico. Sin embargo, estos anticuerpos pueden elevarse transitoriamente en pacientes con enfermedades críticas y varias infecciones.

La disregulación de la cascada de coagulación y la formación de coágulos de fibrina sistémicos o intraalveolares son hallazgos prominentes en infecciones por coronavirus con enfermedad respiratoria severa que podría deberse a la respuesta protrombótica.

Más datos de autopsia de pacientes infectados por COVID-19 serían necesarios para comprender mejor el impacto de estos hallazgos de laboratorio en el mecanismo de infección y enfermedad causados por virus, y orientar estrategias terapéuticas acordes.


Referencias

1. Lee AY, Connors JM, Baumann LK, Murohy M, y cols. COVID-19 and Coagulopathy: Frequently Asked Questions. American Society of Hematology. Consultado en versión electrónica. Fuente

2. Giannis D, Ziogas IA, Gianni P. Coagulation disorders in coronavirus infected patients: COVID-19, SARS-CoV-1, MERS-CoV and lessons from the past. J Clin Virol. 9 Abr 2020;127:104362. doi: 10.1016/j.jcv.2020.104362. PMID: 32305883. Fuente

3. Guan WJ, Ni ZY, Hu Y, Liang WH, y cols. Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China. N Engl J Med. 30 Abr 2020;382(18):1708-1720. doi: 10.1056/NEJMoa2002032. PMID: 32109013. Fuente

4. Wang YD, Zhang SP, Wei QZ, Zhao MM, y cols. [COVID-19 complicated with DIC: 2 cases report and literatures review]. Zhonghua Xue Ye Xue Za Zhi. 5 Mar 2020;41(0):E001. doi: 10.3760/cma.j.issn.0253-2727.2020.0001. PMID: 32133824. Fuente

5. Tang N, Li D, Wang X, Sun Z. Abnormal coagulation parameters are associated with poor prognosis in patients with novel coronavirus pneumonia. J Thromb Haemost. Abr 2020;18(4):844-847. doi: 10.1111/jth.14768. PMID: 32073213. Fuente

6. Lippi G, Plebani M, Henry BM. Thrombocytopenia is associated with severe coronavirus disease 2019 (COVID-19) infections: A meta-analysis. Clin Chim Acta. 13 Mar 2020;506:145-148. doi: 10.1016/j.cca.2020.03.022. PMID: 32178975. Fuente

7. Tang N, Bai H, Chen X, Gong J, y col. Anticoagulant treatment is associated with decreased mortality in severe coronavirus disease 2019 patients with coagulopathy. J Thromb Haemost. May 2020;18(5):1094-1099. doi: 10.1111/jth.14817. PMID: 32220112. Fuente

8. Zhang Y, Xiao M, Zhang S, Xia P, y cols. Coagulopathy and Antiphospholipid Antibodies in Patients with Covid-19. N Engl J Med. 23 Abr 2020;382(17):e38. doi: 10.1056/NEJMc2007575. PMID: 32268022. Fuente

9. Uthman IW, Gharavi AE. Viral infections and antiphospholipid antibodies. Semin Arthritis Rheum. Feb 2002;31(4):256-63. doi: 10.1053/sarh.2002.28303. PMID: 11836658. Fuente

55 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana