Biomarcadores de depresión


Múltiples biomarcadores de depresión implicados en varios circuitos cerebrales se alteran en pacientes con depresión unipolar.


El primer metanálisis exhaustivo de todos los biomarcadores cuantificados hasta la fecha en el líquido cefalorraquídeo (LCR) de individuos con depresión unipolar, llevado adelante por investigadores Centro de Salud Mental de Copenhague y la Universidad de Copenhague, Dinamarca, mostró que varios podrían ser clínicamente significativos porque sugieren alteraciones neuroinmunológicas, alteraciones en la barrera hematoencefálica, hiperactividad en el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal (HPA) y alteración de la neuroplasticidad como factores en la fisiopatología de la depresión, sin embargo, esto es a nivel grupal, para ser relevantes en un contexto clínico, los resultados deben ser validados por estudios adicionales de alta calidad que identifiquen subgrupos con diferentes fundamentos biológicos.¹


La identificación de subgrupos potenciales de depresión con diferentes biomarcadores podría ayudar a explicar la diversa sintomatología y la variabilidad en la respuesta al tratamiento observada en pacientes con depresión.¹


El estudio aparece en la edición en línea del 20 de abril de la revista JAMA Psychiatry.1


La revisión sistemática y el metanálisis incluyeron 97 estudios que investigaron 165 biomarcadores del LCR.


De los 42 biomarcadores investigados en al menos dos estudios, los pacientes con depresión unipolar tenían niveles más altos de interleucina 6 en el LCR, un marcador de inflamación crónica; proteína total, que señala disfunción de la barrera hematoencefálica y aumento de la permeabilidad; y el cortisol, que está relacionado con el estrés psicológico, en comparación con los controles sanos.


La depresión también se asoció con:

  • niveles más bajos de ácido homovanílico en el LCR, el principal metabolito terminal de la dopamina

  • ácido gamma-aminobutírico (GABA), el principal neurotransmisor inhibidor en el SNC que se cree que desempeña un papel vital en el control del estrés y la depresión

  • somatostatina, un neuropéptido a menudo coexpresado con GABA

  • factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una proteína involucrada en la neurogénesis, la plasticidad sináptica y la neurotransmisión

  • β 40 años, implicado en la enfermedad de Alzheimer

  • transtiretina, involucrada en el transporte de tiroxina a través de la barrera hematoencefálica


En conjunto, los hallazgos apuntan hacia un sistema dopaminérgico desregulado, un sistema inhibitorio comprometido, hiperactividad del eje HPA, aumento de la neuroinflamación y permeabilidad de la barrera hematoencefálica, y neuroplasticidad deteriorada como factores importantes en la fisiopatología de la depresión.


Los expertos indican que es notorio que no se encontró una diferencia significativa en los niveles de metabolitos de serotonina y noradrenalina, que son los neurotransmisores más específicos en el tratamiento antidepresivo moderno, esto podría explicarse por la heterogeneidad sustancial entre los estudios y el hecho de que la cuantificación de las concentraciones totales de biomarcadores en el LCR no refleja la alteración local dentro del cerebro.


Por otro lado, muchos de los estudios tenían cohortes pequeñas y la mayoría cuantificó solo unos pocos biomarcadores, lo que dificulta examinar las posibles interacciones entre biomarcadores o identificar fenotipos específicos de depresión. Se necesitan nuevos estudios de alta calidad que incluyan cohortes más grandes con un enfoque integrador y una gran cantidad de biomarcadores para validar estos biomarcadores potenciales de depresión y sentar las bases para el desarrollo de tratamientos más efectivos y precisos.


Especialistas de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, señalaron que la "no replicabilidad" es un problema en la investigación en psiquiatría y psicología, por lo que poder demostrar que al menos algunos estudios se realizaron lo suficientemente bien como para obtener un buen resultado y que podrían replicarse en al menos otro buen estudio es información útil. Cuando se trata de la depresión, simplemente no sabemos lo suficiente como para precisar realmente una vía fisiológica que la explique. El hecho de que algunas personas parezcan tener niveles altos de cortisol y algunas personas parezcan tener una alta permeabilidad del sistema sanguíneo cerebral barrera, y otros tienen anormalidades en la dopamina, es interesante y sugiere que la depresión probablemente no sea una enfermedad unitaria con una sola causa, añadieron.


Advirtieron que los hallazgos no tienen implicaciones clínicas inmediatas para pacientes individuales con depresión.


Referencia

  1. Ina Viktoria Mousten, BSc (Med); Nina Vindegaard Sørensen, MD; Rune Haubo B. Christensen, MSc, PhD; et al. Cerebrospinal Fluid Biomarkers in Patients With Unipolar Depression Compared With Healthy Control Individuals A Systematic Review and Meta-analysis. JAMA Psychiatry. Published online April 20, 2022. doi:10.1001/jamapsychiatry.2022.0645

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo