top of page

Aspirina causa anemia en pacientes mayores

Actualizado: 31 jul 2023


La aspirina diaria en dosis bajas aumenta el sangrado mayor; sin embargo, pocos estudios han investigado su efecto sobre la deficiencia de hierro y la anemia


Los resultados de un estudio, que aparece en la edición de junio de la revista Annals of Internal Medicine,¹ señalan que las personas mayores que toman aspirina en dosis bajas diarias tienen un riesgo 20% mayor de desarrollar anemia incluso sin haber tenido un evento hemorrágico importante.


En el ensayo controlado aleatorio en referencia, los investigadores analizaron datos de la revista Aspirin in Reducing Events in the Elderly (ASPREE, por sus siglas en inglés) y examinaron las concentraciones de hemoglobina en 19,114 pacientes mayores sanos que vivían en la comunidad.


Varios grandes ensayos clínicos, incluido el ASPREE, han encontrado que la aspirina diaria en dosis bajas aumentaba el riesgo de sangrado clínicamente significativo. En el estudio ASPREE los investigadores pertenecientes a la Universidad de Monash en Australia, encontraron que la aspirina en dosis bajas también aumentó el riesgo de anemia durante el ensayo, y esto probablemente se debió a un sangrado que no era clínicamente evidente.


La anemia es común entre los pacientes de edad avanzada. Puede causar fatiga, latidos cardíacos rápidos o irregulares, dolor de cabeza, dolor en el pecho y sonidos fuertes o silbantes en el oído, según la Clínica Cleveland. También puede empeorar afecciones como insuficiencia cardíaca congestiva, deterioro cognitivo y depresión en personas de 65 años o más.


El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos cambió su recomendación sobre la aspirina para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares en 2022, recomendando no iniciar la aspirina en dosis bajas para adultos de 60 años o más. Para los adultos de 40 a 59 años que tienen un riesgo de 10% o más a 10 años de enfermedad cardiovascular, la agencia recomienda que los pacientes y los médicos tomen la decisión de iniciar el uso de aspirina en dosis bajas caso por caso, ya que el beneficio neto es pequeño.


En muchos casos de anemia, los médicos no pueden determinar la causa subyacente. Un estudio publicado en el Journal of American Geriatrics Society en 2021,² encontró que en aproximadamente un tercio de los casos de anemia, la etiología no estaba clara.


Alrededor del 50% de las personas mayores de 60 años que participaron en el ASPREE tomaron aspirina para la prevención de 2011 a 2018. Ese número probablemente se redujo después de que se hicieron cambios en las directrices en 2022, pero el uso a largo plazo puede haber continuado entre los pacientes mayores. Los investigadores también examinaron los niveles de ferritina, que sirven como un proxy para los niveles de hierro, al inicio y después de 3 años.


La incidencia de anemia fue de 51 eventos por cada 1000 años-persona en el grupo de aspirina, en comparación con 43 eventos por 1000 años-persona en el grupo de placebo. La probabilidad estimada de experimentar anemia dentro de los 5 años fue del 23,5% (IC del 95%: 22,4% a 24,6%) en el grupo de aspirina y del 20,3% (IC del 95%: 19,3% a 21,4%) en el grupo de placebo. La terapia con aspirina resultó en un aumento del 20% en el riesgo de anemia (IC 95%: 1.12 – 1.29).


Las personas que tomaron aspirina tenían más probabilidades de tener niveles séricos más bajos de ferritina a los 3 años que las que recibieron placebo. La disminución promedio de la ferritina entre los participantes que tomaron aspirina fue 11,5% mayor (IC del 95%: 9,3% a 13,7%) que entre los que tomaron placebo.


Los investigadores señalaron que una limitación era que no estaba claro si la anemia era suficiente para causar síntomas que afectaran la calidad de vida de los participantes o si el sangrado oculto causaba la anemia. Los investigadores tampoco documentaron si los pacientes vieron a sus médicos habituales y recibieron tratamiento para la anemia en el transcurso del ensayo.


Los investigadores concluyeron que la aspirina en dosis bajas aumentó la incidencia de anemia y la disminución de la ferritina en adultos mayores sanos, independientemente del sangrado mayor. Se debe considerar el control periódico de la hemoglobina en personas mayores que toman aspirina.


Referencias



106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page