Actividad física clave en el tratamiento de la HTA


Las guías actuales publicadas por la American Heart Association (AHA) y del American College of Cardiology (ACC) recomiendan un cambio en estilo de vida para prevenir y tratar niveles elevados de presión arterial y colesterol. Para pacientes con elevaciones leves o moderadas de presión arterial y colesterol, el abordaje de cambio de estilo de vida es considerado como terapia de primera línea.


El documento de la AHA propone como objetivos:

  1. enfatizar en los grupos de pacientes con riesgo leve a moderado la indicación de solo cambios en estilo de vida para manejo de presión arterial y colesterol elevado;

  2. describir las recomendaciones, efectos y consideraciones adicionales cuando se prescriben cambios en estilo de vida con actividad física, y

  3. proveer guía y recursos para los médicos cuando evalúen, prescriban, aconsejen y deriven pacientes para aumentar la actividad física.


Dentro de las recomendaciones de cambio de estilo de vida, añadir la actividad física tiene extensos beneficios, incluyendo mejora de niveles de presión arterial y colesterol, que son comparables, superiores o complementarios a otros cambios en el estilo de vida.


La valoración y prescripción de actividad física son excelentes opciones de tratamiento de cambio de estilo de vida para todos los pacientes, incluyendo la gran población de pacientes con riesgo leve a moderado con elevaciones de presión arterial y colesterol.


Los expertos recomiendan las guías federales de actividad física para estadounidenses con enfermedades crónicas, que incluyen presión arterial y colesterol elevados. Estas guías recomiendan 150 a 300 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada o 75 a 150 minutos de actividad física de intensidad vigorosa o un equivalente de la combinación de dos ejercicios aeróbicos más dos o más veces por semana de actividad física vigorosa de resistencia, involucrando todos los grupos musculares.


La prescripción de ejercicio es un proceso en el cual se diseña un programa de actividad física individualizado usando el principio FITT: frecuencia, intensidad, tiempo y tipo. Enmarcar la prescripción de ejercicio en el principio FITT ofrece a los médicos una guía más estructurada sobre cómo recomendar ejercicio a los pacientes.


Por ejemplo, para adultos con presión arterial elevada:

Frecuencia: preferentemente todos los días de la semana debido al efecto transitorio de reducción de la presión arterial que dura hasta 24 horas luego del ejercicio.

Intensidad: moderada, todas las intensidades han demostrado reducir la presión arterial; sin embargo, cuando se evalúa la relación riesgo-beneficio se enfatiza la intensidad moderada.

Tiempo: > 20 a 30 minutos por día a un total de > 90 a > 150 minutos por semana de ejercicio continuo o acumulado.

Tipo: enfatizar ejercicio aeróbico o de resistencia solo o combinado debido a la evidencia de efecto reductor de presión arterial del ejercicio.


Lo más importante Realizar un abordaje de cambio en estilo de vida para prevenir y tratar niveles elevados de presión arterial y colesterol.


Referencia


Gibbs BB, Hivert MF, Jerome GJ, Kraus WE, y cols. Physical Activity as a Critical Component of First-Line Treatment for Elevated Blood Pressure or Cholesterol: Who, What, and How?: A Scientific Statement From the American Heart Association. Hypertension. 2 Jun 2021;HYP0000000000000196. doi: 10.1161/HYP.0000000000000196. PMID: 34074137. Fuente


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo