A propósito del uso medicinal del Cannabis

Actualizado: 1 de ago de 2020


La marihuana es una planta con propiedades medicinales que se ha usado desde el año 3000 A.C., inicialmente en Asia y de ahí a lo largo de todo el mundo, para el tratamiento de diversas enfermedades y síntomas. Ha sido parte importante de la farmacopea de países como Inglaterra y Estados Unidos, sin embargo, su uso fue prohibido por sus efectos adictivos.

El nombre científico de la planta es Cannabis Cannabis (familia Cannabaceae). Existen varias especies como C. sativa, C. indica y C. ruderalis. Los canabinoies son los compuestos químicos más importantes de esta planta, siendo los más abundantes el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).

La planta cannabis tiene más de 500 compuestos químicos, los más importantes son los cannabinoides, terpenoides y flavonoides. Más de 100 cannabinoides han sido reportados en la literatura médica. El Tetrahidrocannabinol y cannabidiol son los compuestos más estudiados para fines médicos, la principal diferencia entre ambos es que el tetrahidrocannabinol ocasiona una sensación de euforia y tiene efectos psicoactivos cuando se usa para fines lúdicos, sin embargo, a dosis menores, tiene efectos analgésicos sobre el dolor crónico, mejora el apetito, induce el sueño y tiene efecto sobre la náusea y el vómito. El cannabidiol tiene un efecto más relajante y equilibra los efectos de euforia y psicotrópicos del tetrahidrocannabinol. Posee también efectos antiinflamatorios, ansiolíticos y anticonvulsivos especialmente en epilepsias refractarias.

Existen compuestos sintéticos análogos de tetrahidrocannabinol como nabilona y dronabinol aprobados por la FDA para el tratamiento de náuseas y vómito inducidos por quimioterapia y anorexia asociada a VIH. El uso de cannabinoides sintéticos no se puede comparar al uso de cannabis natural ya que este último contiene muchísimas más sustancias.